Teleférico de Kuélap: medidas para mejorar la experiencia turística (EDITORIAL)

Teleférico de Kuélap: medidas para mejorar la experiencia turística (EDITORIAL)

Hace unos días vimos al presidente Ollanta Humala y a la ministra Magali Silva inspeccionar las obras del Teleférico de Kuélap, que tienen un avance del 90% y estarían culminadas en agosto próximo, tras lo cual se efectuarán pruebas durante 2 o 3 meses para finalmente abrir al público este moderno sistema de transporte. Se estima que en noviembre estaría totalmente operativo, aunque el actual gobierno planea realizar una ceremonia ‘simbólica’ de inauguración antes de 28 de julio.

Pues bien, es destacable que este proyecto por fin sea una realidad, tras 20 años de espera, y coincidimos con ambas autoridades sobre la importancia que tendrá para el desarrollo turístico de la región Amazonas. Sin embargo, hay observaciones y sugerencias hechas por el sector privado de turismo (en temas de conectividad, infraestructura y calidad de servicios), que merecen ser atendidas a fin de consolidar un verdadero producto turístico.

Gracias a la cobertura mediática de los últimos meses, el sistema de telecabinas ha despertado el interés de los viajeros (principalmente nacionales) por conocer la Fortaleza de Kuélap y vivir la experiencia –única en el país– de transportarse por vía aérea, y en apenas 20 minutos, hacia el complejo arqueológico de la cultura Chachapoyas. Se estima que el flujo de visitantes aumente de 40 mil a 120 mil al año.

 

HABLAN LOS EXPERTOS

Con la puesta en valor del sitio arqueológico de Kuélap, la Asociación Peruana de Turismo de Aventura, Ecoturismo y Turismo Responsable (Aptae) envío en el mes de junio una carta al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), donde señala algunos aspectos que deberían ser corregidos o implementados para mejorar la operación y la experiencia que vivirá el visitante.

Esta frase resume su preocupación: “Creemos que se debe aprender de las lecciones que nos ha dejado el desarrollo de Machu Picchu para no propiciar el crecimiento desordenado que hubo en esa experiencia”.

A continuación, mencionaré algunas de las propuestas hechas por el gremio de tour operadores especializados, que deberán ser tomadas en cuenta por las autoridades del nuevo gobierno:

1- Estado de la Fortaleza de Kuélap: El acceso principal está cerrado y con amenaza de colapso. Lo que antes era un flujo casi lineal (ingreso puerta secundaria, salida puerta principal), ahora es un circuito, y en el único acceso disponible que es angosto, circularán pasajeros de entrada y salida. Dadas estas circunstancias se requiere un plan de gestión de flujos turísticos masivos dentro del complejo arqueológico.

2- Intérpretes, orientadores o guías locales: Quienes ofrecen sus servicios a la entrada de Kuélap (frente a la boletería), tienen en gran parte un nivel de formación muy bajo. En algunos casos incluso llegan a contar auténticas aberraciones sobre el origen e historia de Kuélap y los Chachapoyas, influidos por rivalidades locales entre distritos de la misma región. Se debería hacer un taller de capacitación con historiadores y arqueólogos para todos estos orientadores.


3- Gestión de Residuos: No se conoce si existe o se ha diseñado un plan de gestión de residuos sólidos en la zona. ¿Hay baños suficientes para los flujos previstos y su disposición será adecuada? Creemos que el tema de residuos sólidos y líquidos amerita una evaluación seria en base a las visitas proyectadas y el potencial de crecimiento.

4- Acceso a la Fortaleza:

- Algunos tramos de la carretera de acceso a Chachapoyas/Kuélap se encuentran en estado crítico. Después de las fuertes lluvias de los años 2014 y 2015 no se han realizado las obras de reparación y contención necesarias y ahora, con lluvias que podemos calificar de normales para la zona, se cortan con mucha frecuencia.

- Por otro lado, el recorrido final a Kuélap desde el estacionamiento de aproximadamente un kilómetro, es una vereda con una laja fija muy resbalosa. Cuando está mojada que es la mayoría del tiempo, representa un riesgo para turistas de avanzada edad o de caminar inestable, que probablemente sean la mayoría de visitantes. Sugerimos un camino de grava bien afirmado que evite el deslizamiento de los zapatos/botines de los usuarios.

5- Accesos aéreos y terrestres:

- Desde Jaén: El aeropuerto de Jaén debe cumplir algunos requisitos y subsanar otros respecto a su óptima utilización. Depende de la Municipalidad Provincial la cual no está respondiendo a estos con la celeridad necesaria. De momento LATAM Airlines se proyecta a partir de la quincena de agosto con vuelos diarios y sugerimos que esta gestión y frecuencia sea apoyada al más alto nivel del Gobierno, contando con la promoción de PromPerú.

- Desde Tarapoto: Los vuelos subsidiados que operan entre Tarapoto y Chachapoyas son en avionetas de 9 plazas y priorizan la venta a pobladores locales sobre el turista. No suponen una solución aérea para el acceso del turismo a Chachapoyas y más bien pueden representar un obstáculo para que una aerolínea comercial opere en la zona y definitivamente no resuelven el acceso aéreo.

- Acceso terrestre desde otros aeropuertos a Chachapoyas: Todos los aeropuertos que servirán como enlace a Chachapoyas están en regiones vecinas: Jaén y Cajamarca (Cajamarca), Chiclayo (Lambayeque) y Tarapoto (San Martín). Por lo tanto, aplica la actual normativa del MTC sobre transporte turístico a nivel nacional, que obliga a usar como mínimo minibuses, vehículos de grandes dimensiones y peso, de un mínimo de 15 asientos, para transportar a una pareja que, por ejemplo, quiera aterrizar en Jaén para un fin de semana en Kuélap. No es ni racional ni sostenible. Se debe insistir en permitir vehículos más pequeños para el transporte turístico y evitar sobrecostos que restan competitividad.

6- Servicio de Restaurante: No hay oferta de restaurantes en o cerca de Kuélap, lo que por un lado será una incomodidad para el turista y una limitación a la calidad del tour, y por otro, puede afirmar entre la población local un sentimiento de agravio, con la percepción de un 'turismo golondrina' que llega, visita Kuélap y retorna a Chachapoyas sin dejar beneficio alguno ni crear puestos de trabajo locales. Sugerimos que se licite uno o dos locales en la zona del centro de interpretación, con un parámetro de diseño armónico al entorno y evitar la aparición de edificios de cemento de carácter urbano.

7- Circulación y Capacidad de Carga: No sabemos si Kuélap cuenta con un análisis de capacidad de carga diaria. Sin embargo, da la impresión que se está cometiendo un error similar a Machu Picchu, en afianzar el acceso en un solo medio de transporte de subida y bajada (teleférico). Se debería permitir al visitante, por ejemplo, ascender a Kuélap en teleférico y descender caminando a través de los campos de la comunidad de Jalca hasta punta de carretera, y de allí tomar un vehículo al vale del Utcubamba, empalmando con la carretera principal. Esto generaría una circulación y alternativas de visita. Se debe también analizar el camino de herradura antiguo de Kuélap a Tingo para las caminatas.

 

TAREA PENDIENTE

A estas observaciones de Aptae hay que agregar que en la zona de influencia de Kuélap no existen hoteles de 3 o más estrellas, tan solo se encuentran alojamientos básicos orientados más hacia el turismo vivencial. En este aspecto, el nuevo gobierno deberá fomentar la inversión privada en hotelería, para incrementar el número de habitaciones y mejorar los niveles de servicio.

Sin duda, será el principal atractivo de Amazonas, cuya oferta se complementará con la catarata Gocta y los Sarcófagos de Karajía. Incluso, tiene todo el potencial para ser el gran reactivador del denominado Circuito Turístico Nororiental, conformado por las regiones La Libertad, Lambayeque, Cajamarca y Amazonas.

Pero, para ello, es imprescindible llevar adelante un plan de desarrollo turístico multisectorial, técnico, responsable, dinámico y transparente, con compromisos serios asumidos por todos los actores involucrados en la actividad turística: gobierno central, gobiernos regionales, municipios, sector privado y las comunidades locales.

Además, se debe preparar una campaña de promoción para incentivar los viajes escolares y universitarios a Kuélap, quienes deben ser los primeros grupos en visitar Kuélap durante esta nueva etapa de relanzamiento.

En resumen, nos encontramos en la etapa inicial de lo que podría ser un nuevo polo de desarrollo turístico en el nororiente del país, que sea una alternativa de visita y permita desconcentrar los flujos que llegan al circuito sur. Pero hagamos las cosas bien desde el comienzo, para que podamos tener en el futuro un producto turístico de calidad y no una copia del caótico y desordenado pueblo de Machu Picchu. La planificación lo es todo.

Saludos,

 


Juan Carlos Castro

Director General
Portal de Turismo
Cel.: 987761704
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.portaldeturismo.pe

 

 

NOTA: Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor de la nota. Canatur no se solidariza necesariamente con las mismas.

 

 

 

About the Author

Prev ¿Qué medidas inmediatas debe ejecutar el nuevo titular del Mincetur? (EDITORIAL)
Next Paro en Machu Picchu y los oscuros intereses que buscan frenar el turismo (EDITORIAL)