Lo bueno y lo malo del 2015… Lo que esperamos para el 2016 (EDITORIAL)

Lo bueno y lo malo del 2015… Lo que esperamos para el 2016 (EDITORIAL)

Por: Juan Carlos Castro, Director de Portal de Turismo

A tres días de iniciar un nuevo año, resulta conveniente detenernos unos diez minutos para repasar lo que representó el 2015 para el sector Turismo: qué se hizo, qué se dejó de hacer y qué conclusiones nos deja de cara al 2016, un año que trae consigo una candente campaña electoral y el inicio de un nuevo gobierno, sobre el cual recae una serie de expectativas respecto al futuro de nuestra actividad.

En las siguientes líneas, un resumen de lo bueno y lo malo de este año que está por concluir, en relación a la industria del turismo y viajes, además de lo que espera el sector para el 2016 bajo una óptica personal, pero que estamos seguros muchos compartirán.

 

LO BUENO DEL 2015:

- Recuperación del turismo receptivo: El 2015 fue el año de la recuperación del turismo receptivo. Así, se espera que al cierre de este año la llegada de visitantes internacionales crezca entre 7% y 9%, con respecto a lo registrado en el 2014, cuando el nivel de aumento fue de apenas 1.6%.

- Mayor crecimiento del turismo interno: Los empresarios turísticos han visto en el turismo interno un mercado muy interesante, debido al mayor poder adquisitivo de los peruanos y al incremento de los viajes. Las proyecciones apuntan a un crecimiento entre 4% y 6%, impulsado por campañas de promoción como “¿Y tú qué planes?” de PromPerú, “Perú Regiones” de Canatur, “Cyber Monday” de CCL, y ferias regionales como AVIT en Arequipa, Muchik en Trujillo, entre otras. También han influido las ofertas y descuentos en pasajes aéreos, hoteles, transporte terrestre y otros servicios.

- Fortalecimiento del turismo emisivo: El mayor poder adquisitivo de los peruanos también ha beneficiado al turismo emisivo que, según especialistas del sector, cerrará el 2015 con un crecimiento de 12% a 15%. Las mayores ofertas de operadores internacionales y el bajo precio del dólar en la primera mitad del año impulsaron este segmento. EEUU y Chile siguen siendo los principales destinos, aunque Europa elevaría su participación con la próxima eliminación de la visa Schengen.

- Desarrollo de nuevos segmentos turísticos: Nuevos segmentos de mercado, con gran potencial para el mercado peruano, registraron este año un crecimiento interesante permitiendo la diversificación de productos especializados. Destacan el turismo gastronómico, de aventura y ecoturismo, de reuniones y eventos, de parejas y familias, el turismo comunitario, entre otros.

- Más premios internacionales: El destino Perú logró este año nuevos reconocimientos internacionales que fortalecen la imagen del país e influirán en la llegada de más visitantes. Destacan: Premio Ulises de la OMT a la campaña ¿Y Tú Qué Planes? de PromPerú; Premio a la Excelencia de ITB Berlín al spot “Perú, país de tesoros escondidos” de PromPerú; Premio “Mejor Destino Culinario del Mundo” de World Travel Awards (WTA); Premio “Mejor Restaurante de Latinoamérica” de WTA Latin America; Segundo lugar para Machu Picchu en “Travellers’ Choice 2015” de Trip Advisor; Sexto puesto para Cusco en “Gold List 2015” de Conde Nast Traveler; Noveno lugar para Lima en “Top Destinations on the Rise” de Trip Advisor; entre otros.

- Nueva visión turística para Machu Picchu: En abril de este año se aprobó el nuevo Plan Maestro del Santuario Histórico de Machu Picchu, que actualizó a su antecesor vigente desde hace más de una década. El nuevo documento propone una serie de obras y acciones para mejorar la administración turística del monumento, ante el creciente flujo de visitantes y atendiendo las recomendaciones de la UNESCO. Aunque aún falta oficializar el nuevo límite de ingresos o capacidad de carga.

- Apertura a la inversión en ANP: Durante este año se ha podido observar una nueva visión en la administración de los recursos naturales del país por parte de las autoridades responsables de su conservación (Minam, Sernanp, etc.), quienes han visto en el turismo un aliado en esta lucha. Por ello, iniciaron una campaña para fomentar la inversión privada en las Áreas Naturales Protegidas por el Estado (ANP), bajo el principio de la sostenibilidad.

- Trabajo conjunto público-privado: A lo largo del 2015 se consolidó el trabajo conjunto entre los sectores público y privado de turismo, con miras a definir acciones consensuadas que permitan el mejor desarrollo de la actividad. De esta manera, se ha mantenido la buena relación, la apertura y el diálogo entre ambas partes, que se acentuó durante la segunda gestión en el Mincetur del presente gobierno.

- Fortalecimiento de gremios a nivel nacional: Los diversos gremios y asociaciones empresariales de turismo a nivel nacional tuvieron un rol integrador este año, fortaleciendo así su institucionalidad. Las buenas relaciones dentro del sector privado y el trabajo conjunto con el sector público permitieron el éxito de sus actividades y la atención a sus requerimientos. La Cámara Nacional de Turismo (Canatur) impulsó la formalización y representatividad de las Cámaras Regionales de Turismo (Caretur), abriendo nuevos canales de diálogo y ofreciendo una mayor participación en las acciones de la institución.

- Apuesta por la inversión privada: El sector empresarial logró este año que algunas autoridades gubernamentales entiendan el negocio turístico y comprendan la importancia de captar mayores inversiones y facilitar su desarrollo. El ejemplo más representativo ha sido la creación de la Ventanilla Única de Turismo (VUT), orientada a disminuir las trabas burocráticas en las entidades públicas. Se espera su pronta implementación.

- Nuevas inversiones hoteleras: Tras un 2014 con pocas aperturas hoteleras, este año hubo una importante expansión de la planta hotelera tanto en Lima como en el interior del país. Destacan las inversiones de cadenas nacionales e internacionales como: Marriott, Wyndham, Costa del Sol, Swissotel, Fen y Casa Andina. Para el próximo año el panorama es promisorio, con la inauguración de nuevas propiedades y la culminación de otros proyectos en marcha, muchos de ellos ostentando importantes marcas de Hilton, Starwood, Accor, IHG, GHL, entre otras.

- Crecimiento del sector aerocomercial: Pese al déficit en la infraestructura aeroportuaria que padece nuestro país, el sector aerocomercial peruano sigue creciendo. Se estima que este año el mercado doméstico crecerá un 12% frente a lo registrado en el 2014, mientras que el mercado internacional tendrá un aumento de 7%. Aunque no ingresaron nuevas líneas aéreas al país, las compañías que actualmente operan aumentaron su oferta de asientos y frecuencias.

- Nuevo Centro de Convenciones de Lima (CCL): Gracias a la realización de la cumbre del Banco Mundial y el FMI, Lima cuenta desde este año con un moderno e inmenso centro de convenciones. Esta obra se suma a la importante oferta hotelera y de servicios turísticos que posee la capital peruana, de cara a convertirse en un futuro próximo en el centro del turismo de reuniones de Latinoamérica.

 


LO MALO DEL 2015:

- Inseguridad y conflictos sociales: El principal problema que enfrenta el sector turismo en el país sigue siendo la inseguridad, considerando que la actividad turística es muy sensible a cualquier tipo de coyuntura que represente cierto peligro. Durante este año se ha hecho muy poco para combatir la informalidad en los servicios turísticos, los maltratos y delitos en contra de nuestros visitantes, y los efectos negativos que ocasiona la violencia durante las protestas y conflictos sociales. Acciones aisladas como la Red de Protección al Turista del Mincetur y el fortalecimiento de la Policía de Turismo, lamentablemente resultan insuficientes frente a un problema generalizado que debe encarar el gobierno a través de todas sus instituciones.

- Todavía no hay un nuevo Pentur: A pocos días de culminar el 2015, el Mincetur no ha cumplido con el anuncio de lanzar un nuevo Plan Estratégico de Turismo (Pentur), del cual se espera un mejor contenido que el documento presentado en la gestión anterior, que recibió duras críticas del sector privado. Se sabe que el plan fue expuesto recientemente ante el empresariado nacional, recibiendo diversas observaciones, lo cual ha retrasado su presentación oficial.

- Demora en implementación de la VUT: En octubre del 2014, el Mincetur anunció la creación de la Ventanilla Única de Turismo (VUT), con el objetivo de facilitar las inversiones turísticas y agilizar los procedimientos burocráticos. Durante este año se trabajó el proyecto de la mano con el sector privado y se logró que el Congreso apruebe la ley de creación en setiembre último. Sin embargo, tres meses después, aún no se ha presentado su reglamento y se desconoce la fecha de su implementación definitiva.

- Poca claridad sobre capacidad de carga de Machu Picchu: Las autoridades de cultura de Cusco aún no revelan los detalles del estudio sobre la nueva capacidad de carga de Machu Picchu. La elaboración del informe se inició en enero de este año y los primeros alcances se dieron a conocer en agosto, cuando se adelantó la cifra de 5,900 visitantes diarios como límite de ingreso a la ciudadela inca. Se sabe que el estudio pasaría por un proceso de validación, pero hasta la fecha se desconocen los resultados finales.

- Déficit de infraestructura vial y turística: El crecimiento del turismo en el país se ve limitado por el lento avance de las inversiones públicas a todo nivel de gobierno, tanto en infraestructura turística (puesta en valor de atractivos, diversificación de productos, mejora de los servicios, etc.) como de transporte (carreteras, aeropuertos, puertos, ferrovías, etc.). Este año no se han inaugurado obras de trascendencia y todo ha quedado en proyectos futuros, como: la implementación de las Telecabinas de Kuélap (Amazonas) y el Malecón Turístico de Yarinacochas (Pucallpa), la concesión del aeropuerto de Chinchero (Cusco) y la –aún pendiente– inauguración del remodelado aeropuerto de Pisco. La gran deuda hasta la fecha sigue siendo la ampliación del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, cuya demora es responsabilidad del gobierno y no del concesionario LAP.

- Derogatoria del DL 1198: Sin duda, lo peor que pudo suceder este año fue la derogatoria del Decreto Legislativo 1198, que abría las puertas a la inversión privada en temas como investigación, conservación, promoción y administración del patrimonio cultural del país. La norma del Ministerio de Cultura fue rechazada por la región Cusco y, tras una serie de protestas, finalmente fue revocada por el Congreso de la República.

- Regiones sin vuelos internacionales: Este año, Arequipa dejó de recibir vuelos directos desde Chile e Iquitos desde Panamá, dejando así a Lima y a Cusco como únicas regiones con operaciones internacionales directas. Esta penosa situación se debe a la deficiente estrategia de promoción y comercialización de ambos destinos, al poco aprovechamiento de las rutas, a la falta de una política que incentive la conectividad aérea intrarregional y a la importancia que todavía mantiene Lima como puerta de ingreso al país, además de Cusco por su potencial turístico.

- Claridad en las cifras oficiales: Finalmente, un error que se repite año tras año es la falta de claridad en las cifras oficiales sobre el desarrollo de la actividad turística. Las entidades que difunden datos y estadísticas, como el Mincetur, INEI, MTC, DGAC, MEF y BCR, siguen presentando cifras generales y poco detalladas sobre el avance en cada rubro que comprende el sector turismo. También hace falta una Cuenta Satélite de Turismo actualizada.

 


LO QUE SE ESPERA PARA EL 2016:

- Rápida solución de conflictos sociales: Un nuevo gobierno empieza en julio del 2016 y el sector turismo espera de él, mayor eficiencia en las acciones de inteligencia, prevención y solución de conflictos sociales, acompañadas de planes de contingencia que garanticen el normal desarrollo de las actividades turísticas. Mientras tanto, durante el primer semestre del próximo año, se pide al actual gobierno que haga prevalecer el principio de autoridad ante las marchas y protestas que se avecinan como consecuencia de la campaña electoral.

- Concientización turística: De cara a la próxima campaña electoral y a las inevitables marchas y movilizaciones políticas, resulta imprescindible que el Mincetur y las autoridades de turismo en cada una de las regiones, inicien campañas de concientización turística que sean efectivas al transmitir el mensaje sobre la importancia de tratar bien al visitante y el impacto que tendría en su economía el hecho de afectar a la actividad turística.

- Políticas turísticas de candidatos presidenciales: Al igual que todos los sectores productivos del país, el turismo necesita conocer las propuestas de cada uno de los candidatos presidenciales para impulsar el desarrollo de la actividad turística. Sería interesante que los partidos políticos presenten a sus equipos técnicos encargados en diseñar las políticas turísticas, que permitan al sector continuar en la senda del crecimiento con tasas por arriba del 10%.

- Fortalecimiento y continuidad en Mincetur y PromPerú: Gran parte del sector turismo coincide en que el próximo gobierno mantenga una continuidad en trabajo técnico que vienen realizando tanto el Mincetur y PromPerú. Si bien lo ideal sería que el futuro titular del Mincetur conozca la actividad turística, para evitar el lento proceso de aprendizaje que ha ocurrido con los últimos ministros, se espera que, por lo menos, no se produzcan cambios lamentables en los cargos más especializados dentro de ambas instituciones.

- Mantener diálogo público-privado: Con la llegada del nuevo gobierno y un nuevo ministro al frente del Mincetur, se espera que se mantenga el diálogo y la apertura que han mantenido en los últimos años los sectores público y privado. El desarrollo y crecimiento del turismo en el país se basa principalmente en el entendimiento entre los actores involucrados en esta actividad.

- Mejorar las campañas de promoción turística: Hay que reconocer que el trabajo de PromPerú en los últimos años ha sido exitoso y, gran parte de ello, se debe a la labor que desempeña como organismo técnico y no politizado. Pero como todo es susceptible de mejoras, muchos consideran que se deben mejorar las campañas de promoción turística, tanto a nivel interno como externo, apuntando a nuevos y potenciales segmentos del mercado turístico, y optimizando los recursos y presupuestos.

- Apertura a las inversiones turísticas: Un mayor dinamismo en las inversiones públicas en turismo y en la apertura al capital privado interesado en el sector, debe ser una de las políticas prioritarias del nuevo gobierno en materia de desarrollo turístico. Los inversionistas internacionales tienen la mira en el Perú y siguen apostando por nuestro mercado, un contexto que debemos mantener en los próximos años. Esto permitirá mejorar la planta hotelera, desarrollar nuevos productos turísticos y mejorar la conectividad aérea.

- Creación del Ministerio de Turismo: El desarrollo del turismo tiene que ser una Política de Estado, pero de manera efectiva, concreta, real y dejar de ser una frase efímera aludida por los gobiernos y ministros de turno. En el sector estamos convencidos e insistimos en que ello pasa por la creación de un Ministerio de Turismo, una cartera propia que no represente mayor carga burocrática para el Estado y que vele por el desarrollo de la industria sin chimeneas. No olvidemos que el turismo es, actualmente, la tercera actividad económica generadora de divisas para el país.

Saludos y los mejores deseos para el 2016,

Juan Carlos Castro
Director General
Portal de Turismo
Cel.: 987761704
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.portaldeturismo.pe

About the Author

Prev ¿Perú, ‘hub’ aéreo regional? Ranking nos ubica en puesto once y revela deficiencias competitivas
Next Atención: industria aérea peruana está en emergencia (EDITORIAL)