La verdad sobre las cifras de turismo y cómo leerlas correctamente (EDITORIAL)

La verdad sobre las cifras de turismo y cómo leerlas correctamente (EDITORIAL)

Por supuesto que todos tenemos derecho a pedir explicaciones a nuestras autoridades cuando vemos que las cosas no marchan bien, principalmente los medios de prensa. Pero al igual que en otros sectores, la prensa especializada en turismo tiene la responsabilidad de investigar a fondo, analizar cifras e indicadores, consultar con expertos, entre otras rigurosidades periodísticas, antes de lanzar opiniones que podrían resultar sesgadas y, con ello, desinformar a los lectores o usuarios.

Hace unos días el diario Gestión publicó un informe que resume el “boom” turístico por el que atraviesa nuestro país, lo cual es totalmente acertado y tiene sustento; sin embargo, algunos medios especializados han cuestionado el que no se haya hecho mención a los resultados del 2014, un año ciertamente atípico y difícil para la actividad turística (al igual que para otros sectores), pero no por ello catastrófico y premonitorio sobre un derrumbe del turismo receptivo en Perú.

Las cifras del 2014 versus el año anterior muestran diversos resultados que, a simple vista, pueden confundir a los menos entendidos en la materia, pero que con un análisis objetivo y agudo permiten entender que no ha sido del todo desastroso: el turismo receptivo creció 1.6% y el ingreso de divisas decreció -2.3%; sin embargo, la recaudación del Fondo de Promoción aumentó 7.6%, el ingreso a Machu Picchu se incrementó 4.7%, el turismo de lujo progresó en más del 10%, etc., mientras se observa una recuperación en lo que va del 2015… A continuación, nuestro análisis.

Entre los años 2010 y 2013 la tasa promedio de crecimiento del turismo receptivo superó el 10%, cifra que disminuyó drásticamente en el 2014 llegando apenas al 1.6%. Las explicaciones oficiales a esta desaceleración se basan fundamentalmente a la realización del Mundial de Fútbol en Brasil, que tuvo un impacto principalmente en los mercados sudamericanos, y a los efectos del terremoto en Chile y al fallo de La Haya, que afectaron en cierta medida la llegada de visitantes chilenos.

Pese a ello, las estadísticas del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), que coinciden con las de la Organización Mundial del Turismo (OMT), muestran incrementos en el ingreso de turistas de Chile (1.9%), Ecuador (7.5%), Argentina (0.5%), Colombia (12.7%), Brasil (3%) y Bolivia (13%). Considerando que el crecimiento de estos mercados fue menor en el 2014 frente a lo registrado un año antes, entendemos que, en efecto, el Mundial de Fútbol de Brasil nos afectó como destino.

Sin embargo, la desaceleración del turismo receptivo el año pasado se debió básicamente por el turismo fronterizo con Chile, debido al sismo registrado en Iquique y al Fallo de La Haya que provocaron una caída -0.5% en los ingresos vía Tacna con respecto a lo alcanzado en 2013.

Un punto adicional: los mercados de EEUU y España registraron un incremento de 5.5% y 7%, respectivamente, una tendencia que se repite en otros mercados de Norteamérica y Europa. Solo el japonés tuvo una reducción de -11.5% en 2014, pero no olvidemos que este mercado representa apenas el 1.9% del total de extranjeros que ingresan al país.

TURISMO FRONTERIZO Y FONDO DE PROMOCIÓN

Aquí hay que precisar un aspectp muy importante, el turismo fronterizo representa casi el 40% del total de llegada de visitantes internacionales y el chileno es más del 25%, lo cual equivale a más de 800 mil visitantes chilenos que arriban al país vía Tacna (el 60% proviene de Arica, 20% de Iquique, 10% de Antofagasta y 10% de Santiago u otras regiones). Es decir, una caída del turismo afecta significativamente las cifras globales, tal como ocurrió en 2014, distorsionando así la lectura final.

Por otro lado, el turismo fronterizo, si bien es igual de importante que aquellos que ingresan por vía aérea, ellos no pagan los 15 dólares que recauda el Impuesto del Fondo de Promoción, que es quizás el rubro más importante en los ingresos captados por el receptivo.

Para muchos especialistas, el crecimiento real del turismo receptivo como tal (aquel que viene a vacacionar y genera mayores divisas para el país y el empresariado) debe medirse básicamente con las cifras de ingresos a Machu Picchu y en la recaudación del Fondo de Promoción por parte de la Sunat (impuesto de 15 dólares que está incluido en los pasajes aéreos de los turistas que llegan al país vía aérea). En ambos casos alcanzamos incrementos de 4.7% y 7.6%, respectivamente, en el 2014. Según dicho criterio, que excluye a los excursionistas y personas que llegan por trabajo, el receptivo en Perú sigue creciendo por arriba de la media mundial (3.7%).

Expertos consultados por Infotur Perú agregan que la ocupación hotelera es un reflejo del crecimiento y si evaluamos los diversos nichos de mercado, el turismo de lujo y de reuniones viene creciendo en dos dígitos, incluso el segmento de birdwatching que es uno de los de mayores gastos en sus viajes. Es por ello, que la mayoría de tour operadores locales y hoteleros de Lima y Cusco han visto cifras positivas durante el año que pasó.

Lo cierto es que el turismo internacional en Perú sigue creciendo, pese a un atípico 2014. Las cifras acumuladas del 2015 revelan una sólida recuperación, con un crecimiento de 7% en la llegada de turistas extranjeros entre enero y mayo, y resultados similares en la recaudación del Fondo de Promoción y en los ingresos a Machu Picchu.

Sin embargo, aún falta mucho por hacer. El turismo receptivo en las diversas regiones del país, a excepción de Cusco, todavía está pañales, no hay un importante desarrollo en este aspecto y ello se refleja en la disminución de llegadas internacionales durante el 2014 en importantes atractivos del norte, sur y oriente. Hay que trabajar con mayor énfasis en la diversificación de la oferta, sin llegar a la “desmachupización” del destino, sino fortaleciendo productos que inviten a extender las estadías o a posicionarlos y generar interés para una segunda visita.

Por lo tanto, no caigamos en el juego de aquellos que buscan hacer noticia con información sesgada y con una lectura poco rigurosa, generando desinformación y afectando la imagen de una industria que se ha fortalecido en los últimos años, gracias al trabajo conjunto de los sectores público y privado. Busquemos analizar mejor las circunstancias y ser más proactivos, sin que ello signifique declinar en nuestro derecho de pedir las explicaciones correspondientes a las autoridades cuando veamos que las cosas no marchan bien.

Saludos,

Juan Carlos Castro
Director General
Infotur Perú
Cel.: 987761704
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.infoturperu.com.pe

NOTA: Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del Director General del medio. Canatur y Grupo Global SAC no se solidarizan necesariamente con las mismas.

About the Author

Prev Lo bueno y lo malo del 2015… Lo que esperamos para el 2016 (EDITORIAL)
Next Los Candidatos y el Turismo: análisis de propuestas para el sector (OPINIÓN)