Cartuc: nuevas condiciones para aeropuerto de Chinchero satisfacen a las partes en conflicto

Cartuc: nuevas condiciones para aeropuerto de Chinchero satisfacen a las partes en conflicto

El presidente de la Cámara Regional de Turismo de Cusco (Cartuc), Carlos Milla Vidal, saludó la decisión del gobierno de continuar con la ejecución del Aeropuerto Internacional de Chinchero y destacó la importancia de que haya logrado un acuerdo satisfactorio con el consorcio Kuntur Wasi, para dejar sin efecto el contrato de concesión para dicho proyecto.

Según el líder empresarial cusqueño, la noticia no pudo ser mejor porque se han dado las condiciones que van a satisfacer (por lo menos teóricamente) a la mayoría de las partes en conflicto. “Y quienes no resultaran satisfechos, por lo menos pierden la posibilidad de seguir haciendo daño”, afirmó.

Dijo que, en tanto se construya el aeropuerto de Chinchero, debemos preparanos para un mayor crecimiento del turismo, haciendo realidad proyectos como: el nuevo protocolo de Machu Picchu y la entrada Amazónica; el teleférico a Choquequirao; la puesta en valor de la Red de Caminos Inca del Qhapaq Ñan; la puesta en valor de las ciudadelas incas de Vilcabamba, Vitcos y Espiritu Pampa; la consolidación de la red vial de Mollepata / Santa Teresa / Quillabamba, entre otros.

“Y naturalmente necesitamos, urgentemente, poner mucha atención en gestionar el paisaje del altiplano de Chinchero, con un plan supra distrital de ordenamiento territorial para mitigar la ya preocupante pérdida de paisaje”, comentó Milla Vidal.

 

*Lea el artículo de opinión escrito por el presidente de Cartuc en torno al caso Chinchero:

 

CHINCHERO… “LA POLÍTICA, ES EL ARTE DE LO POSIBLE”


Por: Carlos Milla Vidal

La mañana del domingo recibimos una noticia alentadora: el ministro Giufra anunció que el proyecto del aeropuerto de Chinchero, proseguía en su ejecución, al haber llegado a un acuerdo satisfactorio con el consorcio Kuntur Wasi, para dejar sin efecto el contrato que vinculaba a ésta empresa con el Estado peruano.

Los empresarios tenemos en el ADN, una convicción: la única negociación viable es la que termina con una ecuación “ganar – ganar”. En política parece ser que la ecuación válida es como dice la canción “alguien gana alguien pierde, Avé María”. El ministro Giufra parece haber usado la ecuación correcta, dentro de lo posible.

La noticia no podía ser mejor, porque se han dado las condiciones que van a satisfacer (por lo menos teóricamente) a la mayoría de las partes en conflicto. Y quienes no resultaran satisfechos, por lo menos pierden la posibilidad de seguir haciendo daño.

- Por un lado, gana el país: la necesidad de ejecutar un proyecto estratégico que a todas luces va a favorecer el esquema de conectividad del país, va a dotarlo de una segunda puerta de entrada internacional. Va a hacer que el crecimiento del Turismo, pueda continuar, para beneficio de la economía en su conjunto.

- Por otro lado, el Cusco, que había visto nuevamente postergado un proyecto de 40 años, y lamentablemente por intereses políticos, tiene ahora un camino viable.

- El Gobierno, que había sacrificado su mejor ministro, por tratar de arreglar un mal contrato, toma una decisión, teniendo a su favor los argumentos de conveniencia y transparencia, con un ministro “aggiornado”, va a recuperar bríos para re iniciar la senda de crecimiento que le estaba siendo esquiva principalmente por “desinteligencias con los otros poderes del Estado”.

- Los congresistas de AP, que se “vistieron de moral” para cuestionar un proyecto de desarrollo, con un afán de protagonismo, imposible de disimular, tienen su “premio consuelo”, pues acababan de presentar un proyecto de ley para ejecutar el proyecto como “obra pública”. Dirán… ¡ganamos¡… “El ejecutivo nos hizo caso”.

- Los congresistas de Fuerza popular y el Apra, que con buena o no tan buena intención, hicieron el juego a la virulencia de la pala, dirán que “el gobierno se ha rectificado”. Esperamos que este sea el comienzo de una necesaria reconciliación.

- El contratista (Kuntur Wasi) que tenía en sus manos un activo muy importante. Un contrato con fuerza de ley. Romper ese contrato para el Estado hubiera tenido costos muy altos: Credibilidad internacional, pérdida de años en la ejecución de un proyecto que ya lleva retraso, Gobernabilidad además de un altísimo costo económico si Kuntur nos llevaba a arbitraje internacional; La empresa, decidió ceder ese potencial beneficio económico por una transacción que por lo menos le garantiza que no tendrá pérdida mayor (aún no conocemos los términos). Creemos que Kuntur y el Estado optaron por lo mejor (un divorcio por mutuo disenso).

- Habrán algunos que se sientan perdedores: los que defendían intereses de corto plazo, y acaso alguna “posición de dominio” muy cómoda, para seguir con el Statu Quo.

- El modelo de APP, que sigo creyendo es el mejor, no sigue adelante. En su lugar habrá un esquema mixto de obra pública y futura concesión. Esto nos lleva a afirmar que la política, es el arte de lo posible. El gobernante que cree que va a poder hacer todo lo que quisiera, por más conveniente que sea para todos, debe saber que es mejor hacer “lo que se puede” y no necesariamente todo lo que se podría querer. Sabemos que si no tenemos lo mejor, por lo menos debemos explorar en esta posibilidad mixta, el mejor escenario posible.

- El Contralor, cuya actuación del todo sospechosa, ha sido enredado en su propio laberinto: el negocio de conseguir réditos políticos a costa del escándalo, no resultó tan rentable, pues se hicieron evidentes algunos casos de negocios incompatibles, y favorecimiento a familiares, desde su posición de Vicecontralor. Creemos que el desenlace natural va a ser, una renuncia o un desafuero.

Este escenario creo que es el mejor: aquieta las aguas políticas y nos permite avizorar un camino que vemos con optimismo.

Nuestra invocación a la responsabilidad del congreso y los actores políticos para reflexionar y anteponer en éste momento los intereses del país sobre los pequeños e inmediatos intereses políticos que ya nos han hecho tanto daño.

No debemos, sin embargo, los Cusqueños, y Peruanos, renunciar a las responsabilidades que tenemos que enfrentar de manera inmediata:

Prepararnos a un mayor crecimiento del Turismo, haciendo realidad los nuevos proyectos: el nuevo protocolo de Machupicchu y la entrada Amazónica, el teleférico a Chokekirao, la puesta en valor de la red de caminos Inka del Qhapaq Ñan, la puesta en valor de las ciudadelas Inkas de Vilcabamba, Vitcos, Espiritu Pampa y otras.

La consolidación de la red vial de Mollepata / Santa Teresa / Quillabamba.

Y naturalmente necesitamos URGENTEMENTE, poner mucha atención en gestionar el paisaje del altiplano de Chinchero, con un plan supra distrital de ordenamiento territorial para mitigar la ya preocupante pérdida de paisaje.

Estamos convencidos que estamos ante uno de los más grandes retos para evitar la parálisis y retomar la senda del crecimiento, que estábamos perdiendo, precisamente por culpa y responsabilidad de nosotros mismos.

Carlos Milla Vidal
Presidente de Cartuc

 

 

 

About the Author

Prev Califican de “muerte anunciada” cancelación de contrato del aeropuerto de Chinchero
Next Ahora Perú organiza seminario sobre seguridad y mitigación de riesgos en hoteles y restaurantes