Turismo en España se dispara por crisis en el Mediterráneo

Turismo en España se dispara por crisis en el Mediterráneo

El crecimiento de la economía española tiene muy poco que ver con la política del Gobierno del PP de Mariano Rajoy y mucho que ver con factores externos como la financiación abundante y barata, los bajos precios relativos del petróleo y, sobre todo, el boom del turismo, con una cifra récord de turistas extranjeros en España, con nada menos que 42 millones de visitantes foráneos en el periodo enero-julio, lo que significa crecer un 11% respecto al mismo periodo de 2015.

El único problema es que buena parte de estas magníficas cifras tienen un componente claramente coyuntural derivado de la crisis política y del impacto del terrorismo en otros países ribereños del Mediterráneo. La denominada primavera árabe y la inestabilidad política que se ha generado, con atentados terroristas incluidos, en países como Túnez o Egipto, así como la misma inestabilidad y el auge del islamismo en Turquía, están haciendo que millones de turistas que antes iban a dichos destinos acudan a España, que en este contexto se presenta como un oasis de tranquilidad vacacional.

El propio sector turístico español agrupado en la patronal Exceltur reconoce que, de las tasas de crecimiento actuales, un 30% del turismo extranjero que está llegando a España es “prestado” por las citadas “desgracias” ajenas. Y hay elementos que siguen jugando a favor de España, como que la fuerte presencia islamista en Francia no ayuda tras los atentados de París y Niza a tranquilizar a los visitantes extranjeros, al igual que el terremoto acaecido en Italia, o el golpe de estado y la represión consiguiente en Turquía tampoco favorecen el turismo.

De hecho, por ejemplo, en Turquía la ocupación hotelera cayó en el mes de julio hasta el 41,5%, lo que supone una bajada del 33,5% con respecto al mismo periodo del año anterior, siendo Estambul la ciudad más afectada, según el Ministerio de Turismo del país otomano.

Así las cosas, el auge del turismo extranjero en España está teniendo repercusiones positivas en la economía del Estado pues no hay que olvidar que el sector turístico representa más del 11% del PIB total español y mueve, con datos de 2015, unos 120.000 millones de euros anuales, y unos 2,5 millones de empleos. En algunas regiones españolas, el turismo representa el 45% del PIB, caso de Baleares, o el 31%, caso de Canarias.

España, tercer destino mundial tras Francia y Estados Unidos con 68,2 millones de visitantes en 2015, espera alcanzar los 72 millones este año con el efecto positivo en los ingresos subsiguientes aunque como reconocen en el sector, en parte, es un turismo “prestado”.

About the Author

Prev Comida gratis volverá a la clase económica de aerolíneas estadounidenses
Next Estudio revela crecimiento de la venta directa en las aerolíneas