2019: año para concretar sinergias entre Cultura y Turismo [EDITORIAL]

 

Dejamos atrás el 2018 con la sensación de que fue un mejor año que el 2017, de recuperación para el sector turismo, aunque pudo ser mucho más positivo. Dos aspectos a resaltar: por un lado, el ruido político generó incertidumbre, pero felizmente no hubo mayor impacto en la actividad turística; y por otro, la masiva llegada de migrantes venezolanos sin duda distorsiona las cifras de crecimiento, estimado en 9% al cierre del año pasado.

 

Otros temas que caracterizaron el 2018 –y que continuarán este año– fueron: la esperada ampliación del aeropuerto Jorge Chávez, la mejora de la conectividad con vuelos interregionales, el arribo de más aerolíneas low cost y la apertura de nuevos hoteles. La polémica recayó en la propuesta del teleférico a Machu Picchu y el debate sobre la viabilidad o no del proyecto.

 

El año que pasó también nos dejó el recuerdo de haber tenido por primera vez un titular del Mincetur proveniente del sector privado de turismo: Rogers Valencia, cuya gestión logró satisfacer las expectativas de los gremios empresariales. Ahora, en una nueva cartera, ha prometido seguir impulsando la actividad turística.

 

En ese contexto, la tarea que tiene Rogers Valencia como ministro de Cultura –y ex autoridad máxima de Turismo– es lograr una adecuada interacción entre las políticas públicas de ambos sectores, aprovechando las oportunidades que conjuguen tanto la protección del patrimonio como la revalorización de nuestros atractivos y el desarrollo económico-social a través de un turismo responsable.

 

El reto del ministro Valencia es realmente grande, pues tendrá que trabajar con la proactividad que lo caracteriza y al mismo tiempo despejar las dudas que generó su designación entre los especialistas de su actual sector. Mientras que desde la industria sin chimeneas confiamos en que sabrá identificar las sinergias entre Cultura y Turismo, para ejecutarlas de manera consensuada este 2019.

 

El cronómetro ya está corriendo y el primer desafío es adecuar eficientemente el nuevo modelo de gestión de las visitas a Machu Picchu, que rige desde inicios del presente año y cuyo sistema de ingreso por horas viene presentando problemas. Una vez consolidado dicho mecanismo, tocará insistir en la ampliación de accesos hacia la ciudadela inca y determinar lo más conveniente ante esta necesidad: ¿teleférico, funicular o elevadores? Este tema lo dejamos para un próximo debate.

 

Saludos,

 

 


Juan Carlos Castro

Director General

Portal de Turismo

juancarlos@portaldeturismo.pe

www.portaldeturismo.pe

 

 

—————————————————————-

 

*NOTA: Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor. Canatur no se solidariza necesariamente con las mismas.

 

 

 

 

Leave a Reply
Your email address will not be published. *