Advierten que Líneas de Nasca están en riesgo por expansión urbana en Ica

 

La región Ica tiene una gran riqueza cultural material e inmaterial heredada de las culturas Nasca, Paracas y Chincha, entre ellos los sitios arqueológicos como Soto, Tambo Colorado, Centro Comercial Cahuachi, Necrópolis de Chauchilla, Acueducto de Cantayoc y las famosas Líneas de Nasca; sin embargo, hay un olvido de las autoridades que ponen en riesgo la historia.

 

Así lo afirmó el presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de la República, Dalmiro Palomino, luego de visitar los lugares arqueológicos de Palpa, donde se permitió la construcción de casas en zonas que ponen en riesgo las Líneas de Nasca.

 

“Lamento que los funcionarios públicos que tienen la responsabilidad de salvaguardar nuestro patrimonio cultural en esta región no hayan tomado las acciones respectivas para evitar y solucionar este problema”, comentó el legislador, durante el desarrollo de la audiencia pública ‘Situación actual del patrimonio cultural en el departamento de Ica’.

 

Dijo que esta actividad ayudará a evaluar las acciones a tomar, entre ellas la de fortalecer el marco legal que permita impulsar el sector cultura, así como el trabajo de las entidades públicas y privadas vinculadas al mismo.

 

Palomino señaló que siendo las Líneas de Nasca una de las más grandes maravillas del Perú y uno de los destinos más visitados por turistas de todo el mundo, existen factores que afectan a este patrimonio nacional, como por ejemplo una expansión urbana desordenada y la expansión agrícola, desarrollo de actividades mineras, impacto de obras públicas, saqueos y depredación de los sitios arqueológicos.

 

 

 

 

El representante de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Ica, Yonny Isla, planteó la necesidad de organizar una unidad ejecutora, tanto de Palpa como de Nasca, así como replantear las competencias de cada una de ellas.

 

Remarcó que la Direcciones Desconcentradas deben asumir el principal papel para realizar el saneamiento físico legal porque existe una sola oficina en Lima para todo el Perú que es absolutamente insuficiente.

 

Por su parte, Alberto Martorell Carreño, presidente del Comité Peruano del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, realizó una reflexión sobre la generación de políticas referente en la gestión del patrimonio: “Es necesario empoderar la generación de espacios vecinales, el Consejo Nacional de Cultura que debe estar conformado por representantes de instituciones, incluyendo a las comunidades indígenas, priorizar el catastro monumental y realizar inventario de riesgos patrimoniales”.

 

“La forma de hacer política en nuestro patrimonio nos hace mucho daño, espero que todos se comprometan a sumar y no a restar porque hasta hoy en cultura no se avanza”, enfatizó.

 

 

 

 

Leave a Reply
Your email address will not be published. *