¿Rally Dakar va o no va? Los pro y contras de cancelar el evento en Perú [OPINIÓN]

 

La prensa internacional hizo eco de la noticia difundida ayer en medios peruanos respecto a la posibilidad de que Perú decline por ser el único anfitrión del Rally Dakar 2019 en enero próximo, debido a un tema presupuestal. La decisión final del gobierno peruano se conocería este viernes, en tanto reina la incertidumbre sobre el futuro de la competencia automovilística.

 

Según algunas versiones periodísticas, el gobierno ya habría optado por cancelar el evento en nuestro país, pese a haber firmado en mayo de este año un ‘acuerdo firme y definitivo’ con Amaury Sport Organization (ASO), empresa organizadora del Dakar. De confirmarse estos rumores, ¿cuáles serían los pro y los contras para el Estado peruano? ¿Qué impacto tendrá tal decisión?

 

Vale precisar que el documento suscrito el pasado 9 de mayo es un acuerdo de intención por el cual las partes confirman su interés de llevar adelante el evento. También se comprometen a firmar un convenio final a más tardar el 30 de junio, que establezca formalmente las condiciones y compromisos de ambas partes.

 

 

Dakar 2019 – Acuerdo firmado con ASO y Estado peruano by Diario Gestión on Scribd

 

 

 

AHORRO PÚBLICO

 

Los trascendidos señalan que el gobierno se encuentra evaluando el costo-beneficio de realizar el Rally Dakar 2019 en suelo patrio. Al parecer, el análisis económico preliminar resultaría negativo, ya que la organización del evento no solo implicaría el pago de US$ 6 millones a ASO como fee por la participación peruana, sino otros desembolsos adicionales como infraestructura, seguridad, logística, entre otros, cuyo monto podría llegar a los US$ 25 millones.

 

La decisión del Ejecutivo de frenar las actividades relacionadas al Rally Dakar se debería a las políticas de austeridad que se formalizaron en el Decreto de Urgencia 005-2018, aprobado el 5 de mayo pasado y con el que se pretende un recorte de gastos de casi mil millones de soles. En resumen, se buscaría evitar un gasto considerable y un ahorro a las arcas públicas, en concordancia a la austeridad que promueve el gobierno.

 

Ello explicaría la demora del Ministerio de Economía (MEF) en la transferencia de recursos públicos a las entidades estatales vinculadas a la organización del Dakar 2019. Tal es el caso del Ministerio de Cultura que, por temas ‘burocráticos’, se vio impedido de integrar la comisión encargada de validar las rutas, lo cual significa que aún no cuenta con el presupuesto aprobado para realizar la protección del patrimonio cultural en la zona de influencia de la carrera.

 

 

IMPACTO ECONÓMICO

 

Cabe precisar que en el Rally Dakar 2018, además de los US$ 6 millones abonados a ASO, el Perú gastó alrededor de U$ 13 millones adicionales en temas logísticos, seguridad, infraestructura, etc., durante los cinco días que duró el evento en nuestro país. Para la edición 2019, los once días de competencia tendrán lugar en suelo peruano, lo que implica un mayor número de estaciones y el incremento del gasto público en alrededor US$ 25 millones.

 

La contraparte son los resultados obtenidos, donde el sector turismo fue uno de los principales beneficiados. Aquí algunos datos:

 

El impacto económico del Dakar 2018, es decir el ingreso directo de divisas se estima en US$ 40.5 millones, distribuidos entre el turismo US$ 23.5 millones, residentes locales con US$ 10.8 millones, los propios organizadores ASO, con US$ 5 millones, y el sector privado con US$ 1.5 millones. En esta evaluación no se ha considerado el impacto en el patrimonio, que según versiones periodísticas serían más elevadas.

 

Por otra parte, la participación del Perú en el Dakar 2018 permitió la promoción de la Marca Perú en todas las plataformas digitales del rally, llegando a más de treinta millones de personas, así como la promoción internacional del destino Perú a través de 1,200 horas de cobertura en 70 canales de televisión repartidos en 190 países.

 

A ello se suma los más de 2,4 millones de seguidores en redes sociales que conocieron más sobre el Perú y sus atractivos turísticos. Las cifras oficiales indican que el impacto publicitario en el exterior superó los US$ 300.

 

En opinión del expresidente del IPD, Arturo Woodman, sería un grave error si el gobierno decide cancelar el Rally Dakar 2019, ya que ello generaría desconfianza para la realización de eventos deportivos internacionales futuros en el país.

 

Expuestos todos estos datos solo queda esperar que la decisión que tome el gobierno sea estrictamente técnica, basada en el análisis de todas las variables que determinen el costo-beneficio del evento, y dejando de lado el oportunismo político. Está en juego la imagen del país como organizador de eventos internacionales y respetuoso de los compromisos pactados, así como el desarrollo de la actividad comercial y promoción turística del Perú.

 

Queda esperar la decisión final que tome el gobierno peruano y, de ser el caso, asumir las consecuencias que conllevan una eventual suspensión del Dakar 2019, entre ellas un proceso de arbitraje por parte de ASO. El ministro de Comercio Exterior y Turismo, Rogers Valencia, dijo que en dos días (este viernes) se dará una respuesta sobre el futuro de la participación del Perú en el Dakar 2019. Mientras tanto, seguiremos en los ojos atentos de la prensa internacional.

 

 


Juan Carlos Castro

Director General

Portal de Turismo

juancarlos@portaldeturismo.pe

www.portaldeturismo.pe

 

 

 

*NOTA: Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor. Canatur no se solidariza necesariamente con las mismas.

 

 

 

 

 

Leave a Reply
Your email address will not be published. *