Acerca de la Competencia Laboral [OPINIÓN]

 

TIPeando – Por: Elmer Barrio de Mendoza.

 

 

¿Qué es la competencia laboral?

 

• Hay muchísimas personas que son muy exitosas en diversos ámbitos del desempeño profesional. De ellas, no pocas han obtenido las capacidades indiscutibles que pueden exhibir, a través de vías (que combinan siempre talento y experiencia) que no necesariamente derivan de la formación académica.

 

• Nombres como Thomas Alva Edison o Steve Jobs, Marc Zuckerberg o Steven Spielberg, Leonardo Di Caprio o Michael Dell, por mencionar sólo algunos, son ejemplos de indiscutible talento que no proviene de la culminación de alguna formación académica. Sin ir tan lejos, el boom gastronómico en el Perú aporta muchos nombres más de competencia incuestionable: Javier Wong, Teresa Izquierdo, Toshiro Konichi, Cucho La Rosa y bastantes otros.

 

• La competencia laboral, entonces, es la capacidad efectiva para llevar a cabo exitosamente una actividad laboral plenamente identificada. No es una probabilidad de éxito en la ejecución de un trabajo; es una capacidad real y demostrada que nadie puede poner en cuestión y que, por supuesto, la respuesta del mercado confirma.

 

 

¿Por qué debe acreditarse la competencia laboral?

 

• No en todos los ámbitos laborales ha habido un boom y, sin embargo, en muchos campos hay hombres y mujeres talentosos, cuya calidad no está respaldada por un título profesional de origen académico. Esas personas constituyen un gigantesco capital que una sociedad no debería desperdiciar. Por el contrario, la sociedad debería hacerse cargo de encontrar el modo de reconocer a cada hombre y mujer competente, independientemente de la fuente de origen de esa competencia.

 

• También en el ámbito de la empresa existe una realidad de permanente emergencia de emprendedores, que siendo plenamente exitosos, carecen igualmente de reconocimiento formal.

 

• Por esa razón, porque el capital humano debe cuidarse y acumularse en toda sociedad que aspira al desarrollo, es imprescindible acreditar y registrar (en cuanto sea posible) a la totalidad de sus personas competentes.

 

• Así se hace en TODO EL MUNDO DESARROLLADO y así debe hacerse en el Perú. El proceso se llama estandarización y certificación de la competencia laboral y consiste en describir, de manera precisa, cómo es el desempeño competente en cada función productiva existente (estándar o norma técnica) y evaluar a las personas que así lo soliciten. Aquellas de esas personas cuyo desempeño y conocimiento coincida con esa descripción deberán recibir UN CERTIFICADO OFICIAL QUE ASÍ LO ACREDITE.

 

• La estandarización de la competencia -en la que intervienen empresarios, trabajadores expertos e instituciones formativas- también sirve para organizar la oferta académica correspondiente DE ACUERDO A LA DEMANDA REAL DEL MERCADO. 

 

 

¿Por qué es importante para el turismo en el Perú certificar la competencia laboral?

 

• En el turismo peruano abundan las personas competentes a todo nivel. No todas cuentan con reconocimiento formal. La certificación de su competencia es, al mismo tiempo, una necesidad y una oportunidad.

 

• Por otro lado, hoy, la oferta de recursos humanos de institutos y universidades marcha todavía a contrapelo de la demanda del mercado laboral en turismo, hotelería y gastronomía. La primera apunta a niveles gerenciales y de mando medio y la segunda, al personal básico y a técnicos especializados.

 

• Igualmente transitar de la competencia laboral a su equivalencia académica es aún muy difícil. Se le llama -por ahora- reconocimiento de la experiencia, se restringe al ámbito gerencial y se diferencia muy poco, en tiempos y contenidos, de la oferta regular se institutos y universidades.

 

• Es imprescindible certificar la competencia y es imprescindible hacerla transitable hacia el mundo académico en todas sus modalidades, pero UN SOLO CERTIFICADO MAL OTORGADO PUEDE DESTRUIR ESA OPORTUNIDAD. Es muy importante que el sector privado se involucre plenamente en el proceso, como actor, como garante de su pertinencia y principalmente como beneficiario.

 

• No hay contradicción alguna entre certificar la competencia laboral y consolidar la oferta académica en turismo, hotelería y gastronomía. Al revés: una fortalece a la otra. Asegurémonos de que todo se haga bien.

 

 


Elmer Barrio de Mendoza

elbardem1@gmail.com

 

 

 

*NOTA: Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor. Canatur no se solidariza necesariamente con las mismas.

 

 

 

 

 

Leave a Reply
Your email address will not be published. *