Ahora Perú señala que más de 70,000 restaurantes han cerrado durante la pandemia

Ahora Perú señala que más de 70,000 restaurantes han cerrado durante la pandemia

También indicó que el delivery solo representa el 30% de la venta de los establecimientos. 

Durante las últimas dos décadas, la gastronomía peruana se ha posicionado en el mundo como un referente culinario y ha generado un sentir común entre más de 30 millones de ciudadanos, quienes la han adoptado como parte de su identidad. Prueba de ello, es su reconocimiento como una de las gastronomías más originales y creativas a nivel mundial, suceso evidenciado durante el desarrollo del evento «Embassy Chef Challenge», producido en Washington DC, Estados Unidos.

Sin embargo, el panorama económico dentro de la nación no sería el mismo. Esto debido a que el desarrollo del sector de Alojamiento y Restaurantes se ha visto duramente comprometido por la pandemia del COVID-19, registrando una pérdida económica del 50.45% en comparación con el año anterior. Asimismo, la Asociación Peruana de Hoteles, Restaurantes y Afines (Ahora Perú) revela que de los 200.000 restaurantes registrados, 70.000 cerraron debido a la pandemia, lo cual tendría como resultado el desempleo de más de 350,000 ciudadanos. 

Prueba de ello es el restaurante “Mil”, ubicado contiguo a los restos arqueológicos de Moray en la región de Cusco. Una de sus mayores ventajas antes de la pandemia era el amplio público que recibía alrededor del año gracias a su ubicación estratégica. No obstante, Virgilo Martinez, dueño y chef del restaurante, nunca consideró que dicho beneficio podría convertirse en el mayor de sus inconvenientes. Esto debido a que la sostenibilidad de su restaurante dependía mucho del turismo externo, los vuelos y del turismo local. Por ello, el cierre de fronteras y la cuarentena obligatoria en más de 17 regiones comprometió su desarrollo, reduciendo el personal de 120 a 50 personas y frenando los planes de aperturar sucursales en Moscú y Tokio.

Situación similar fue la acontecida con el restaurante barranquino Central, incluido desde el 2015 entre los diez primeros de “The World’s 50 Best Restaurant”, el cual se ha visto en la obligación de cerrar la atención al público debido a las restricciones impuestas en las regiones de extremo y alto riesgo hasta finales de febrero. Asimismo, para el dueño del local, Virgilio Martinez, el panorama no parece ser favorecedor debido a que sostiene que la cuarentena conducirá al establecimiento a una deuda altamente peligrosa para su sostenibilidad en el tiempo.

Por otro lado, el portavoz del gremio de restaurantes privados, José Luis Silva Martinot, sostuvo que “los restaurantes que todavía han podido sobrevivir se encuentran en muy mala situación y necesitan del Gobierno”. A este llamado se le suma el chef y dueño del restaurante Cala en Barranco, Alfredo Aramburú, quien plantea que “va a ser muy difícil si el Gobierno no da algún tipo de salvataje financiero, yo creo que la mitad de restaurantes quebrará en los próximos 30 días y la otra mitad en los próximos seis meses”, sentenció. 

Ante ello, se queda a la espera de que la estrategia de reactivación económica PAE-Mype, con un fondo de 2.000 millones de soles, logre amortiguar la situación de medianas y pequeñas empresas afectadas por el confinamiento.