Airbnb y competencia leal [OPINIÓN]

 

 

TIPeando – Por: Elmer Barrio de Mendoza.

 

 

El martes 4 de setiembre se desarrolló con notable éxito el Foro “¿Plataformas digitales o intermediación de servicios turísticos?” organizado por el Comité Académico de CANATUR en la Universidad San Martín de Porres.

 

Allí se congregaron propietarios y ejecutivos de establecimientos de hospedaje, empresarios turísticos y profesionales de la actividad para iniciar el debate sobre la imprescindible regulación del servicio de intermediación de las plataformas digitales en la actividad turística del país. Próximamente se publicará el video del evento y luego su versión electrónica para que esté al acceso de todos los interesados.

 

Evidentemente, el foro se concentró en Airbnb, la principal plataforma de arrendamiento de inmuebles particulares en el mundo y en su irrupción en el mercado turístico. Si bien es cierto la exposición central de Patricia Lastra, Gerente General de la Asociación Hotelera de Colombia (COTELCO), fue notable, los aportes de la academia, de Despegar.com, de SUNAT, de INDECOPI, de AHORA Perú y del propio MINCETUR fueron igualmente valiosos.

 

Me permito registrar ahora algunas de las cosas que tuve el privilegio de presentar en el evento.

 

 

¿CUÁL DEBE SER EL PUNTO DE PARTIDA DEL DEBATE?

 

• Todos estamos a favor del desarrollo tecnológico y de su aplicación a la provisión de servicios turísticos de calidad. En sentido contrario, nadie en su sano juicio puede ignorar que las plataformas digitales han llegado para quedarse, al menos un buen rato, y que hay que adaptarse a los nuevos tiempos.

 

• Todos estamos a favor de la libre competencia en igualdad de condiciones y de la intervención regulatoria del Estado para garantizar que así sea. Este es un asunto de principio para el libre mercado, si hay alguna distorsión de mercado que conduzca a la competencia desleal, la regulación del Estado es fundamental.

 

• Sin embargo, a veces pareciera que algunos organismos del Estado huyen de su deber regulador como si se tratara de la peste. Y tirarse la pelota pareciera el plan de fuga (es una broma, disculpen). Felizmente todo indica que SUNAT e INDECOPI han asumido su rol y han decidido, dentro de sus competencias, tomar al toro por las astas.

 

 

UN ESTUDIO IMPORTANTE

 

• Daniel Gutenttag (College of Charleston) es probablemente el mayor experto académico sobre Airbnb y acaba de publicar un nuevo artículo sobre el tema. Gutenttag establece que hay cinco problemas recurrentes de Airbnb a nivel internacional:

 

– El número de noches que se puede alquilar una propiedad (aspecto que en el Perú ni siquiera habíamos olfateado).

– La contratación de inmuebles enteros (asunto que en el Perú apenas contemplamos).

– La licencia de operación.

– Los requisitos tributarios.

– El mecanismo de cumplimiento de las normas.

 

• Gutenttag anota algunos datos concretos muy ilustrativos como que en el bajo este de Manhattan se ha establecido que los precios de alquiler de los inmuebles listados por Airbnb hasta triplican el valor medio de alquiler mensual de viviendas.

 

• En la ciudad de Nueva York se ha dictado una norma que exige que los servicios de alquiler on line identifiquen al anfitrión correspondiente. Esto ha dado lugar a un contencioso legal que seguramente marcará un antes y un después para Airbnb y otras plataformas similares.

 

• En Barcelona un estudio acredita que hubo problemas de desplazamiento con Airbnb: expulsión de inquilinos, diversos tipos de acoso e interrupciones de actividades cotidianas de los vecinos.

 

• Otro estudio que abarcó las principales ciudades de Estados Unidos sugirió claramente que un aumento de la oferta Airbnb provoca un incremento del valor de los alquileres y de los precios de las viviendas.

 

• Existe una marcada concentración de quejas sobre el comportamiento de los usuarios de Airbnb: fiestas ruidosas y congestión de los estacionamientos, entre las más anotadas.

 

• Sin embargo debe admitirse, por otro lado, que el 90% los clientes de Airbnb están satisfechos con su experiencia, afirma Gutenttag, e igualmente los anfitriones que perciben una renta extra.

 

• Dice también que las plataformas de intermediación de servicios turísticos apuntan a un crecimiento muy alto, al menos hasta 2028, y que las batallas de regulación sin duda continuarán. Habrá enfoques represivos como los que han adoptado en Barcelona, Palma y Tokio y habrá otro tipo de enfoques más bien conciliatorios.

 

• Lo inteligente, concluye, es apresurar una negociación razonable y replicable sobre los asuntos recurrentes ya mencionados.

 

 

¿Y CÓMO ESTÁ LA COSA POR EL MUNDO?

 

• En Ámsterdam los alquileres de inmuebles completos están limitados a 60 días por año y se reducirán a la mitad a corto plazo.

 

• En Barcelona los alquileres a corto plazo deben tener licencia y no se otorgan nuevas licencias.

 

• En Berlín los propietarios necesitan un permiso para alquilar el 50% o más de su vivienda por un período corto.

 

• En Londres los alquileres a corto plazo de inmuebles enteros están limitados a 90 días del año.

 

• En Palma de Mallorca el alcalde ha anunciado la prohibición del alquiler de pisos a corto plazo.

 

• En la ciudad de Nueva York en general es ilegal alquilar apartamentos por 30 días consecutivos o menos sin que el propietario esté presente en el inmueble.

 

• En París los alquileres a corto plazo están limitados a 120 días al año.

 

• En San Francisco los anfitriones deben obtener un registro comercial y un certificado de alquiler a corto plazo. Todo el alquiler de la propiedad está limitado a 90 días al año.

 

• En Tokio se puede compartir el uso de casas, previamente legalizadas, durante no más de 180 días al año.

 

• En Santiago de Chile, el presidente Piñera acaba de anunciar un impuesto flat del 10% a Airbnb, Homeaway y otras plataformas similares no domiciliadas.

 

Así las cosas, no hay tiempo para escabullirse, necesitamos recordarle al Estado que no estamos para jugar al Gran Bonetón, que debemos tomar decisiones rápidas antes que sea tarde.

 

Por ejemplo, en materia tributaria determinar qué tipo de impuestos deben pagar la plataforma y los propietarios/anfitriones; en materia de uso de las viviendas definir si se debe dar el mismo tratamiento al alquiler tradicional de viviendas que al arrendamiento diario con propósito de alojamiento de visitantes y en materia de normatividad establecer procedimientos simples y eficientes de autorizaciones y licencias, registro de anfitriones y huéspedes y protocolos de seguridad.

 

 

Comencemos por esto ¿les parece?

 

 


Elmer Barrio de Mendoza

elbardem1@gmail.com

 

 

 

*NOTA: Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor. Canatur no se solidariza necesariamente con las mismas.

 

 

 

 

Leave a Reply
Your email address will not be published. *