Alexa Adriazola: “Régimen de aplazamiento y fraccionamiento beneficiará a las MYPES del sector”

Alexa Adriazola: “Régimen de aplazamiento y fraccionamiento beneficiará a las MYPES del sector”

Abogada del Estudio PPU adelantó sobre su exposición en el seminario virtual de CANATUR. 

El día de mañana (jueves 06 de mayo) la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR) estará organizando, junto a los abogados del Estudio Philippi Pietrocarrioza Ferrero Du & Uria (PPU), un seminario virtual para explicar las modificaciones efectuadas en el reglamento del régimen de fraccionamiento y aplazamiento de deudas para el Turismo. En esta oportunidad, Alexa Adriazola, abogada y expositora del evento, comentó sobre los requisitos de acogimiento y los beneficios de la norma en el contexto de la reactivación turística.

“Evidentemente, el turismo ha sido de los sectores más afectados por las restricciones de libre tránsito durante la pandemia, situación que le ha generado cero ingresos desde el 2020. Es por ello, que el Gobierno Central aprueba el reglamento de un régimen exclusivo de aplazamiento y fraccionamiento de deudas tributarias para las empresas del sector que no tienen la liquidez para afrontarlas. Lo que más resalta de la norma es la tasa de interés que se establece para los fraccionamientos. Normalmente el contribuyente debe pagar hasta el 80% de este interés moratorio, sin embargo ahora el sector turismo solo pagará el 30%”, comenta Adriazola. 

Por otro lado, la especialista remarcó que este régimen de aplazamiento y fraccionamiento solo incluye las deudas generadas con la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (SUNAT). “La medida solo aplica para las deudas que forman parte de la recaudación del Gobierno Central, quienes evalúan la viabilidad de regular la capacidad de ingreso. Otro tipo de alivio tributario, como los arbitrios, tendrían que ser delimitados por los municipios. Por otro lado, el régimen excluye el pago a cuenta del impuesto a la renta que usualmente se hace por adelantado”. 

Del mismo modo, indicó que la norma está principalmente dirigida a beneficio de las empresas medianas y pequeñas, ya que un requisito para acogerse al régimen es que los ingresos de la empresa no hayan superado las 2,300 UIT (alrededor de 9 millones de soles). “La norma pone un tope de acuerdo a los ingresos netos anuales percibidos en un periodo pre pandemia, en este caso lo generado del ejercicio gravable en el 2019. Esto deja de lado grandes negocios como las cadenas de hoteles, algo que puede percibirse como injusto ya que nadie ha recibido clientes durante este tiempo y, por ende, ingresos de cualquier tipo”. 

Asimismo, Adriazola agregó que, si bien es un beneficio el solo hecho de que permitan a las empresas turísticas fraccionar y aplazar el pago de sus deudas tributarias, se trata de una medida corta frente a la necesidad del sector. “Si lo pensamos, para que exista una deuda tributaria tiene que haber un ingreso. Lo que se ofrece es una facilidad de pago frente a un ingreso real obtenido, pero en el caso del turismo, este nunca ha sido utilidad. Con los pocos ingresos que han logrado tener las empresas se ha pagado al personal y proveedores. Sería importante que la norma sea complementada con otro tipo de incentivo que si reflejen un alivio financiero”. 

Finalmente, la abogada del Estudio PPU, destacó la importancia de que los empresarios del sector estén enterados de todas las herramientas que tienen a su disposición para sacar adelante sus negocios dentro del rubro de turismo. “En medio de la reactivación, es fundamental conocer la naturaleza de estas medidas y organizar un plan. Debemos recordar que, por el momento, la norma tiene una vigencia hasta el 30 de junio y debemos dar tiempo para los trámites correspondientes. Durante el seminario de mañana explicaremos detalladamente el proceso de acogimiento, los requisitos y los vacíos que hemos encontrado en favor del pequeño y gran empresario de turismo”.