Alianza público–privada en sector turismo: de la retórica a la práctica [EDITORIAL]

 

En los últimos días hemos sido testigos de la unidad que prima en el sector privado cuando hay que defender la actividad turística. Preocupación compartida, los gremios cerraron filas y al unísono alzaron su voz de protesta por la omisión en una norma del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), que involucra el futuro del turismo en el país.

 

Entonces, se desató la polémica: si el propio gobierno reconoce que el turismo es la tercera fuente generadora de divisas para el Perú y es una de las actividades económicas de mayor crecimiento en los últimos cinco años; ¿por qué entonces excluye al sector privado de la denominada Mesa Ejecutiva para el Desarrollo del Sector Turismo? ¿Acaso ha olvidado el aporte del empresariado en ese crecimiento? ¿Su rol como motor de desarrollo productivo?

 

Como se sabe, el lunes pasado se publicó en El Peruano la Resolución Ministerial N° 307-2018-EF/10, mediante la cual el MEF crea la “Mesa Ejecutiva para el Desarrollo del Sector Turismo” con el objetivo de promover y proponer acciones que impulsen dicha actividad económica. Sin embargo, dispuso que el equipo técnico de trabajo esté conformado únicamente por seis viceministerios y un ministerio (sector público), excluyendo así a las entidades del sector privado.

 

Esto explica la reacción y el reclamo de los gremios frente al posible ‘descuido’ del MEF, por lo que vale recordar que el sector público debe trabajar de la mano con el sector privado, pues solo así podrá definir políticas viables y conseguir resultados concretos. En concreto, el sector público tiene la teoría y el sector privado la práctica adquirida con muchos años de experiencia.

 

Pero, seamos claros: ha sido buena la intención del MEF de juntar en una misma mesa de trabajo a los diversos ministerios que están involucrados de manera directa o indirecta en el desarrollo de la actividad turística (Mincetur, Cultura, Ambiente, Transportes, Vivienda, Economía e Interior). Pero, lo ideal es que sea ‘multisectorial’, con participación del Estado y del empresariado.

 

Saludamos el interés del Ejecutivo por impulsar la actividad turística y comulgamos con ello, solo faltan pequeños ajustes. Es posible hacer que esta Mesa Ejecutiva de Turismo se convierta en el espacio de trabajo que todos ansiamos, para dialogar, debatir, consensuar y definir estrategias viables a favor de la industria turística.

 

Es una valiosa oportunidad para que el gobierno –desde sus distintos ministerios– y el sector privado intercambien ideas, hallen sinergias y determinen juntos el camino que debe seguir el turismo de cara al 2021, año del Bicentenario de la Independencia del Perú, y con una visión de largo plazo.

 

Recordemos lo que el turismo significa en cifras: en los últimos cinco años, el sector registra un crecimiento promedio anual en la llegada de turistas internacionales de 7,4% (turismo receptivo) y un crecimiento de 4,22% del turismo interno. Asimismo, emplea al 7,4% de la Población Económicamente Activa (PEA), es la tercera fuente generadora de divisas del país y aporta más de la mitad de los ingresos por exportación de servicios.

 

El MEF es consciente de ello e incluso reconoce que, en el ámbito del turismo, “nuestro país ha obtenido importantes reconocimientos internacionales que le han permitido posicionarse a nivel mundial como destino turístico, lo que sumado a la diversidad de recursos turísticos con los que cuenta, permiten proyectar un importante potencial de crecimiento del sector y evidencian su contribución a la generación de empleo y desarrollo social y económico del país”. Por ello, su decisión ha llamado la atención del sector.

 

Pero entonces, conscientes todos sobre la importancia que tiene el turismo y la necesidad de impulsar su desarrollo, resulta necesario que el MEF recapacite, corrija y rediseñe su iniciativa, con el fin de incluir a los representantes de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) y sus gremios asociados en la Mesa Ejecutiva de Turismo. Sería bueno también que el ministro Rogers Valencia, como empresario que fue y seguirá siendo, interceda en este pedido.

 

Esperamos que ambos sean consecuentes con el discurso del presidente Martín Vizcarra y de muchos de sus ministros, respecto a la necesidad de que autoridades y empresarios trabajen de la mano, y que la anhelada “alianza público–privada” que tanto propone el Ejecutivo se haga realidad en nuestro sector. Es momento de llevar la retórica a la práctica.

 

Saludos,

 

 


Juan Carlos Castro

Director General

Portal de Turismo

juancarlos@portaldeturismo.pe

www.portaldeturismo.pe

 

 

 

*NOTA: Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor. Canatur no se solidariza necesariamente con las mismas.

 

 

 

 

Leave a Reply
Your email address will not be published. *