Apotur: impacto del Rally Dakar 2019 no se percibe en venta de servicios turísticos

 

Al igual que en cualquier campaña publicitaria, el impacto del Rally Dakar 2019 debería generar rentabilidad para el país patrocinador, en este caso el Perú, pero no solo en términos de promoción del destino sino también redituar en la comercialización de los servicios turísticos. Así lo señaló Heddy Vílchez, presidenta de la Asociación Peruana de Operadores de Turismo Receptivo e Interno (Apotur).

 

“El Dakar es un evento que trae publicidad para el país, eso es lo beneficioso, pero creo que no está muy bien enfocado para sacarle el máximo provecho. La promoción tiene que ir de la mano de la comercialización, para que se materialice el retorno, sino no vale la pena hacer una inversión de este tipo”, afirmó la representante gremial, en declaraciones a Portal de Turismo.

 

Heddy Vílchez sostuvo que, de confirmarse la participación del Perú como sede del Dakar 2019, el gobierno tiene que sustentar el retorno de la inversión que destine para la realización del evento, cuyo monto total superaría los US$ 20 millones, según estimaciones de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur).

 

Dijo que el gobierno debería replantear el convenio con Amaury Sport Organization (ASO), empresa organizadora del Rally Dakar, de tal forma que el Perú, como anfitrión y principal patrocinador económico del evento, pueda exigir mejores condiciones en publicidad y uso de los servicios turísticos en el país.

 

“Tiene que haber un proyecto integral en el que se diga que Perú invierte tanto y el redito será de tanto. Como auspiciadores deberíamos aprovechar más y poner mejores condiciones (en publicidad y comercialización). Por ejemplo, exigir a los organizadores que deben cumplir con cierta cantidad de noches de alojamiento por parte de su gente, eso no se ha hecho anteriormente”, comentó la titular de Apotur.

 

En ese sentido, coincidió con Canatur respecto a que el Rally Dakar no necesariamente representa mayores ingresos para el sector turismo. Dijo que, por la proximidad del evento, las empresas dedicadas al turismo receptivo no pueden vender productos relacionados a la carrera automovilística en el exterior.

 

“La pena es que sea muy pronto el evento. Es en enero y ya estamos a mitad de año, lo cual no nos permite vender el Dakar. Para el receptivo es muy tarde hacer una promoción a estas alturas, no se puede aprovechar el evento para que tenga réditos comerciales, porque no solamente es promoción”, manifestó la empresaria.

 

“Antes, los organizadores trabajaban con una empresa de turismo en el país, que incluso era socia de Apotur, pero ya no más. Entonces, como auspiciador, el gobierno tendría que exigir ciertas condiciones de uso de establecimientos que están dentro de la actividad, de tal manera que se vea una repercusión. El factor tiempo es la mayor dificultad que hay”, agregó.

 

 

 

 

 

Leave a Reply
Your email address will not be published. *