Apotur presenta propuestas para reactivación del turismo receptivo

Apotur presenta propuestas para reactivación del turismo receptivo

Afirman que no contar con un plan concreto de reactivación a corto plazo genera incertidumbre en turistas e inversores extranjeros. 

Para comprender qué necesita el sector turístico para reactivarse, es necesario entender las dificultades del entorno físico y digital al que se enfrenta. Ante ello, la Asociación Peruana de Operadores de Turismo Receptivo e Interno (Apotur) solicitó un estudio del mercado actual a través de la agencia de comunicación Impulso PR, la cual analizó las búsquedas más frecuentes relacionadas con el turismo en Perú. El estudio obtenido sostiene que la mayoría de turistas extranjeros (79%) buscan agencias de viajes o paquetes que incluyan múltiples destinos dentro del país, por sobre uno en específico. 

No obstante, un factor que desanima que la compra se realice es  la falta de información clara respecto a las disposiciones de transporte, dando como resultado que lo más buscado en el navegador es “¿ya se puede viajar al Perú?”, sostiene Ruth Castillejo CEO de Impulso.

Por otro lado, el estudio recoge que la intención de viaje de un turista nacional representa solo el 2% de interés del total de búsqueda. Ante ello, el vicepresidente de Apotur, Enrique Quiñones, explica que ”el gasto promedio del turista nacional es menor, son 136 dólares, frente al gasto de un turista extranjero que oscila los 1380 (dólares). No se puede compensar la caída con el turismo interno”. Por ello, sostener que la reactivación es posible a través de impulsar el turismo interno es poco probable. 

Asimismo, el vicepresidente señala que el Perú tiene un diferencial que permite una pronta reactivación. “Tenemos cultura y naturaleza, son lugares abiertos. Por lo que deberíamos tener una mayor y  rápida recuperación”. Sin embargo, las medidas extremas adoptadas por el gobierno central desincentivan el turismo internacional (90.5% de caída). Entre ellas, la cuarentena que se acaba de levantar o el confinamiento obligatorio de 14 días para el extranjero ya que “no existe el viajero que quiera ir a otro país para pasar 6 días en cuarentena y luego recién salir a conocerlo” sostiene Quinoñes.

Actualmente, existe una potencial demanda en el exterior, “aún hay viajeros que siguen manteniendo sus reservas de semana santa porque esperan que se abran las fronteras”, indica el vicepresidente de Apotur. Sin embargo, el no contar con un plan concreto de reactivación a corto plazo genera incertidumbre tanto en turistas como inversionistas. “Nuestros aliados del exterior ya empiezan a promover otros países de la región”, agregó. Asimismo, las disposiciones actuales están generando que los Tour Operadores Internacionales no quieran arriesgar su inversión en compras de paquetes turísticos al Perú redireccionando su demanda a otros destinos. El problema recae en que el turista que llega a través de un tour operador es el más seguro debido a los altos estándares de calidad, salubridad y protocolos de bioseguridad que exigen y ofrecen.

Ante ello, Apotur propone las siguientes estrategias de reactivación. En primer lugar, permitir el ingreso inmediato de los turistas internacionales a través de un levantamiento de la cuarentena generalizada para viajeros. Así como, la presentación de prueba molecular negativa (PCR) y/o certificado de vacunación y la creación de Programas turísticos controlados brindados por operadores formales y certificados por MINCETUR y MINSA como cumplidores de estrictos protocolos de bioseguridad. Asimismo, se solicita la instalación de un sistema digital (App) público-privado de control vía reporte diario del estado de salud de los turistas internacionales durante su estadía. Por otro lado, se solicitó la ampliación de plazos de Reactiva Perú por un periodo de dos años bajo 48 cuotas. Sin embargo, el MEF accedió a la reprogramación de los créditos por 12 meses y hasta 3 años de cuotas. 

Finalmente, el vicepresidente de Apotur recalca que las medidas propuestas por ellos buscan lo mismo que las dictadas por el gobierno pero son más flexibles. “No estamos solicitando que se liberen los protocolos, sino que nos permitan atender a los turistas de manera segura, como sabemos hacerlo”, concluyó.