APTAE solicita al Gobierno liderazgo ante amenaza de paralización en Machu Picchu

APTAE solicita al Gobierno liderazgo ante amenaza de paralización en Machu Picchu

Exhortó a emprender soluciones concretas para evitar mayores pérdidas en el sector. 

La Asociación Peruana de Turismo de Aventura, Ecoturismo y Turismo Especializado (APTAE) emitió un comunicado exigiendo al Gobierno peruano una solución concreta ante la amenaza de que la paralización en Machu Picchu sea retomada el próximo 12 de enero. En ese sentido, destacó la necesidad de liderazgo y una representatividad real de todos los sectores vinculados a la actividad turística. 

“Exigimos al gobierno y a las altas autoridades regionales que se garantice el irrestricto Estado de derecho e impedir como la ley lo manda el bloqueo de vías, sean carreteras, o vías férreas. A garantizar el libre tránsito de pobladores o visitantes nacionales o extranjeros, en un entorno seguro y a no impedir el derecho al trabajo de todos aquellos que nos dedicamos directa o indirectamente al turismo”, señaló en el comunicado. 

De esta manera, invocaron a un verdadero espíritu de diálogo con el objetivo de reactivar el turismo y la economía, con empleo digno, de forma ambiental y socialmente responsable, con fines comunes y sin intereses particulares o agendas inflexibles de una u otra parte.

“Exhortamos al gobierno y a los ministerios competentes a liderar realmente y solucionar los temas de fondo, con un balance técnico y político, para encontrar soluciones perdurables en el tiempo y no restablecimientos frágiles del orden social cada 20 días, que solo generan ansiedad e inestabilidad, exigimos soluciones reales y perdurables”, apuntaron

Del mismo modo, remarcó que las situaciones de huelga no benefician a ninguna de las partes y que no se puede transitar el camino de la violencia e ilegalidad para la obtención de objetivos o fines particulares, sean algunos de estos legítimos o no. 

Finalmente, indicaron que su gremio y todos sus asociados están dispuestos a contribuir desinteresadamente con propuestas y participar de cualquier mesa de diálogo las veces que sea necesarias, sin condiciones y sin presión alguna.