Arte del tallado en piedra de Huamanga es declarado Patrimonio Cultural de la Nación

Arte del tallado en piedra de Huamanga es declarado Patrimonio Cultural de la Nación

Gobierno deberá realizar un informe de seguimiento cada cinco años.

El valor cultural, histórico y técnico del tallado en piedra de Huamanga o la escultura en alabastro de Ayacucho la han hecho merecedora de la declaración como Patrimonio Cultural de la Nación, por sus conocimientos, las técnicas y la iconografía que la caracteriza, según informó el Ministerio de Cultura. En ese sentido, el pueblo de Huamanga fue considerado como cuna de las mejores producciones de esta expresión.


Según la resolución viceministerial Nº 069-2019-VMPCIC/MC, publicada el día de ayer en el boletín de Normas Legales del Diario Oficial El Peruano, esta expresión artística ayacuchana “tiene una importante trayectoria histórica y artística, al estar plenamente vigente en las prácticas culturales, sociales y económicas de la sociedad ayacuchana, así como por la creatividad y el talento de los artistas portadores de esta tradición”.


Asimismo, se informó que la Dirección de Patrimonio Inmaterial y la Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC) de Ayacucho se encuentran en la obligación de mantener un seguimiento mediante la realización de un informe, cada cinco años, sobre el estado de la expresión artística declarada. Esto con el objetivo de que el registro institucional se actualice respecto a las transformaciones de esta manifestación, los riesgos en su vigencia y otros aspectos importantes.

Los tallados en figuras de Huamanga son portadores de un valor cultural inmensurable, ya que iniciaron como parte de un rol evangelizador de parte de la Iglesia Católica y luego pasaron a representar temáticas más profanas y costumbristas de la región, por lo que figuras de jóvenes músicos, damas recostadas y motivos alegóricos eran talladas. Después, en el siglo XIX, se representaban imágenes de la pequeña burguesía y la clase señorial huamanguina, así como luchas por la emancipación de España y la rivalidad con la región cusqueña.


Estos tallados se vieron perjudicados tras los ataques del terrorismo que sufrió la ciudad en los años ochenta y estuvieron a punto de desaparecer. No obstante, es mérito de la colaboración entre el gobierno peruano y el pueblo de Ayacucho que se haya podido recuperar el arte de tallado huamanguino. Cabe destacar que talladores de esta región han recibido reconocimientos oficiales como maestros de la artesanía peruana.