CANATUR: Se espera que un millón y medio de peruanos visiten Machu Picchu en los próximos 18 meses

CANATUR: Se espera que un millón y medio de peruanos visiten Machu Picchu en los próximos 18 meses

Antes de la pandemia un promedio menor a 300 mil peruanos visitaba la ciudadela cada año.

Ante los incidentes de la última semana en las vías ferreas hacia Machu Picchu, el presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Carlos Canales, señaló recientemente que el Mincetur realizará una visita técnica al Cusco con las partes involucradas como son las líneas férreas, el gobierno regional y la alcaldía luego de los sucesos ocurridos en las manifestaciones. Asimismo, agregó que antes un promedio menor a 300 mil peruanos visitaba la ciudadela cada año versus 1,6 millones de extranjeros. Ahora Canales espera que sean 1,5 millones de peruanos que vayan a Machu Picchu en los próximos 18 meses.

“Lo que hemos visto los últimos días del bloqueo de la vía férrea no ayuda a tener una imagen adecuada del país, menos aún en una situación de COVID-19”, indicó. Y agregó que así como se debe revisar el aforo en trenes, también se debe ver el ingreso a Machu Picchu.

El ingreso gratuito para ingresar al santuario de Machu Picchu se mantendrá hasta fin de año, lo cual ha despertado el interés y el entusiasmo de los turistas locales. Sin embargo, Canales aseveró que, así como se debe revisar el aforo en trenes, también se debe ver el ingreso a Machu Picchu, ya que se viene generando un mercado negro de comercialización de entradas. 

El titular de Canatur pidió al Ministerio de Cultura y a la Unidad de Gestión de Machu Picchu que refuerce las medidas de fiscalización y sanciones a aquellas personas que vienen comercializando en forma paralela entradas a la ciudadela inca. 

El ingreso a Machu Picchu se viene realizando con el protocolo de 75 visitantes cada hora. Para Canales esta cantidad es demasiado pequeña. 

“Estamos hablando que solamente la Llaqta en su conjunto tiene 10 hectáreas, pero la reserva tiene 100 hectáreas. Se debe modificar el aforo para que, por lo menos, entren unas 2.500 personas por día. Eso implicaría el 40% o 50% del aforo total que recibía antes de esta situación sanitaria”, agregó.

Finalmente, indicó que es una gran oportunidad porque los precios han bajado y los trenes también han hecho un esfuerzo grande al hacer una reducción en sus tarifas.