Carlos Canales: “El turismo necesita un marco normativo de emergencia”

Carlos Canales: “El turismo necesita un marco normativo de emergencia”

Explicó los ámbitos tributarios, laborales y financieros de su propuesta. 

Durante su exposición en el “Foro para la Creación de un Régimen Transitorio para la  Recuperación Turística”, el presidente de la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR), Carlos Canales, remarcó la urgencia que experimenta actualmente el sector y la necesidad de un marco normativo que permita una reactivación en el corto plazo. En ese sentido, explicó los ámbitos tributarios, laborales y financieros que propone la CANATUR para salvar el futuro de la actividad turística. 

“Actualmente el turismo ha regresado a las cifras de hace 20 años, pero nuestro reto es recuperarlas en los primeros cuatro. Pero para ello, es determinante contar con reformas temporales y de emergencia que generen las condiciones para la supervivencia de las empresas en el transcurso del 2021. Esto solo sucederá con un marco normativo promotor transitorio, razón por la cual la CANATUR viene trabajando de la mano del equipo de Raúl Diez Canseco en un proyecto de ley que recientemente ha sido presentado al legislativo” indicó Canales.

Siguiendo esta línea, el presidente de la CANATUR enfatizó que solo se tiene hasta el próximo 18 de diciembre para que el Congreso de la República apruebe el paquete de medidas para el turismo, sin que este sea observado por el Poder Ejecutivo. Por lo que, el gremio invocó a suscribir un comunicado, junto a seis ex titulares del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), en el que se solicite a las autoridades la aprobación inmediata del paquete de ayuda al sector. 

Del mismo modo, Canales subrayó el carácter temporal de las medidas solicitadas a las autoridades peruanas, ya que estas solo tendrán vigencia el tiempo necesario para que la actividad recupere los flujos de caja que mantenía antes de la pandemia. “Se acercan los plazos de pago para todos aquellos que recibieron fondos de Reactiva Perú o el FAE-Mype, y las empresas de turismo no podrán responder. Se trata de una situación que puede mandar a la quiebra a muchos empresarios del sector. Por ello, es necesario una norma que promueva la generación de empleo y lucha contra la informalidad”. 

De esta manera, el directivo explicó los principales pedidos que hace la CANATUR al Gobierno peruano, dividiendo las medidas temporales en ámbitos tributarios, laborales y financieros. “Con respecto al régimen tributario, es importante establecer una exoneración del impuesto a la renta y la exoneración de las retenciones a las personas no domiciliadas por operaciones digitales como las OTAS. Además, se propone evitar el impuesto temporal a los activos (ITAM), el impuesto general a las venta (IGV) a las empresas que presten servicios turísticos, así como también la suspensión de los procesos de ejecución coactiva por 36 meses”.

Por otro lado, se mencionó la posibilidad de generar condiciones especiales en el derecho laboral de los trabajadores de la actividad. “Somos conscientes de que no es un momento propicio para realizar determinadas reformas en este ámbito, sin embargo, el sector experimenta necesidades particulares de empresas que buscan conservar a todo su personal. En ese sentido, proponemos recuperar los puestos de trabajo de forma parcial con jornadas de menor tiempo. Es importante recalcar que esto es bajo el marco de temporalidad que se especificará en la norma”. 

Finalmente, sobre las medidas financieras, destacó la necesidad de ampliar los periodos de gracia de todos los que se vieron beneficiados con los dispositivos del Estado y la creación de un fondo especial que permita a las empresas del sector hacer una recompra de sus deudas y volver a calendarizar un plazo mayor. “Lo que buscamos es que los créditos se cancelen en periodos entre 12 a 15 años, con tasas de interés de un 3%. Además, se pide que se aligeren las condiciones de calificación de riesgo para las empresas turísticas”.