Carlos Canales: “La reincorporación del turismo sigue siendo un proceso largo y complejo”

Carlos Canales: “La reincorporación del turismo sigue siendo un proceso largo y complejo”

El presidente de CANATUR se refirió a la rehabilitación del turismo tras la publicación del plan de reactivación económica del Gobierno. 

El presidente de la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR), Carlos Canales, comentó sobre la reciente publicación del plan de reactivación económica propuesto por el Gobierno Peruano y de qué manera cambia el panorama del sector turismo a partir de este. En ese sentido, identificó cuáles serán los primeros rubros en reiniciar actividades, los rigurosos protocolos que deberán implementar y explicó el gran desafío que deberán superar cada uno de estos. 

“Antes que nada debemos colocarnos en el contexto. El 9 de junio termina la emergencia sanitaria dictada por el Gobierno, lo que significa que recién a partir de esta fecha podremos esperar recuperar nuestros derechos de libre circulación en todo el territorio nacional. Solo cuando esto se restablezca podremos hablar de habilitar y regular transporte interprovincial que nos permita los viajes al interior del país. Mientras esto no suceda y no se publiquen los protocolos sanitarios para cada actividad, seguiremos paralizados. Por ello, considero que la posibilidad de empezar una reactivación del turismo interno todavía se encuentra algo lejana”, manifestó el directivo. 

Sin embargo, el presidente de la CANATUR señaló que, por el momento, el Decreto Supremo publicado por el Gobierno el último sábado autoriza la incorporación de tres actividades fundamentales para el sector. “La primera es la industria hotelera, que si bien continuaba funcionando para los peruanos repatriados, ahora podrá hacerlo para el público en general. Es decir, cualquier tipo de persona va a tener la posibilidad de hospedarse en un hotel y pasar la noche ahí. Sin embargo, esto se dará bajo estrictas condiciones, ya que no se tendrá acceso a determinadas áreas comunes como la piscina, el gimnasio, el salón de masajes, el restaurante, entre otros. El hotel proveerá alimentación, pero se dará bajo el sistema de servicio a la habitación”.

Igualmente, especificó que la norma ha logrado beneficiar a los servicios de transporte turístico, ya que se les ha otorgado licencia para operar como transporte regular de personas. En ese sentido, destacó que este rubro del turismo se encuentra ante una importante oportunidad para no anular sus ingresos hasta que la actividad turística regrese. “Dentro de los protocolos de seguridad de las empresas del sector minero, industrial, entre otros, se especifica que los trabajadores deberán ser trasladados a sus centros de trabajo por un medio de transporte particular. Para esto se espera que las empresas de transporte turístico puedan prestar sus unidades, ya que, de esta manera, podrán mantenerse a flote mientras el turismo esté apagado”. 

Asimismo, el directivo determinó que la reactivación de los restaurantes es la que se encuentra más próxima. Sin embargo, indicó que el inicio real de las actividades de muchas depende su capacidad para implementar el protocolo sanitario. “Es importante reconocer que de los 250 mil restaurantes de Lima solo el 10% es de calificación turística. De este universo, no todos van a poder reincorporarse inmediatamente, ya que el proceso de adaptación va a requerir una importante inversión que muchos establecimientos no están preparados para afrontar. Deberán comprar envases especiales, indumentaria para su persona, habilitar espacios de despacho, entre otros cambios. Por otro lado, también nos encontramos con el caso de los restaurantes de autor (Central, Gastón, Rafael, etc) en los que parte de su propuesta es la presentación de los platos y la experiencia de estar ahí. Aquí tenemos a dos tipos de negocio que tendrán que esperar hasta junio para rehabilitarse: los establecimientos de prestigio y los de menor nivel”. 

Finalmente, Carlos Canales señaló que desde CANATUR cada vez son más conscientes de que el turismo tardará en regresar, que su reactivación implicará procesos extensos y la implementación de rigurosos protocolos. “Todas las actividades económicas a partir de ahora dependen de un reglamento sanitario, esto siempre va a significar un proceso que puede demorar y el turismo interno no es ajeno a ello. Todo va a depender de la autorización del transporte interprovincial. En ese sentido, ratificamos que este año cerraremos con cifras similares a las del año 2000, lo que significa un retroceso de 20 años. Por ello la meta ahora es ser muy proactivos para que ese crecimiento podamos reactivarlo al año 2025. Esto es un gran desafío pero, con la colaboración del sector público y los empresarios podremos salir adelante”.