China exigirá test negativos de coronavirus para los llegados al país en avión

China exigirá test negativos de coronavirus para los llegados al país en avión

Pasajeros deberán someterse a la prueba de descarte PCR durante los cinco días previos al viaje. 

Este martes, la Administración de Aviación Civil de China anunció a la comunidad internacional que el gigante asiatico empezará exigir a todas las personas que deseen ingresar al país en avión que se realicen la prueba de descarte de COVID-19. De esta manera, junto a la Administración General de Aduanas explicaron que los viajeros deberán someterse al “test” (el conocido como PCR) en los cinco días previos al viaje.

Según lo indicado por el diario El Comercio, las autoridades chinas también detallaron que las pruebas de descarte solicitadas deberán realizarse en en centros médicos autorizados por las embajadas chinas de cada país respectivamente. Con este resultado, los extranjeros deberán presentarlos ante la legación china correspondiente para solicitar un certificado sanitario válido para viajar.

A la hora de embarcar, será el personal de la aerolínea quien se encargue de comprobar el código QR sanitario de los chinos o el certificado de los extranjeros. En caso de no presentarlo, se les impedirá subir al avión; las autoridades chinas también advierten de que quien falsifique documentos o información al respecto se enfrentará a “responsabilidades legales”.

Es importante recordar que desde finales del mes de marzo, China mantiene prácticamente selladas sus fronteras tras haber suspendido la validez de todas las visas y permisos de residencia de ciudadanos extranjeros, a los que solo se les permite entrar en el país tras haber obtenido un permiso especial que, generalmente, solo se entrega a personal considerado esencial. 

Asimismo, la Aviación Civil del país ha reducido al máximo el número de vuelos internacionales y ha advertido de que tiene intención de seguir haciéndolo hasta octubre, aunque poco a poco va permitiendo a más compañías foráneas que retomen sus rutas a China. No obstante, las pocas rutas que ya han vuelto a operar están limitadas a uno o dos vuelos por semana, por lo que las plazas escasean y los precios se han tornado totalmente inasequibles para el trabajador medio.