Ciudadano japonés es el primer turista en ingresar a Machu Picchu

Ciudadano japonés es el primer turista en ingresar a Machu Picchu

Decidió quedarse a vivir en Aguas Calientes durante los 7 meses de cuarentena. 

Ante la repentina paralización de toda actividad turística desde el 16 de marzo, muchos extranjeros se vieron en la necesidad de permanecer más tiempo del programado en nuestro país, para embarcarse posteriormente en vuelos humanitarios de regreso. Sin embargo, este no fue el caso del ciudadano ciudadano japonés Jesse Katayama, quien decidió quedarse a vivir en Aguas Calientes durante los 7 meses de cuarentena y quien, recientemente, se convirtió en el primer turista en visitar la ciudadela de Machu Picchu desde el primer semestre del año. 

Según lo informado por el diario El Comercio, Katayama quedó varado el pasado 14 de marzo en el distrito de Machu Picchu Pueblo, cuando se encontraba a un día de visitar la ciudadela incaica, ícono turístico del Perú. De esta manera, el extranjero se vio sorprendido por el decreto de la cuarentena generalizada para mitigar el avance del COVID-19, pero decidió quedarse a vivir en la zona y esperar la reapertura del parque arqueológico. 

Cuando se dio a conocer su historia a través de las redes sociales, la Dirección Regional de Comercio Exterior y Turismo del Cusco (Dircetur) realizó las gestiones necesarias con las autoridades pertinentes para que el turista japonés pueda cumplir su sueño y sea el primero en ingresar nuevamente al Santuario Histórico de Machu Picchu, tras 7 meses de paralización. 

Este domingo Katayama pudo visitar la Llaqta y envió un video de agradecimiento a las autoridades peruanas por permitirle completar su viaje por el Perú. “Un agradecimiento especial al Ministro de Cultura, Alejandro Neyra, así como al resto de autoridades”, señaló el turista mientras usaba la mascarilla en el parque arqueológico. 

Como se recuerda, el Ministro Neyra señaló recientemente que la reapertura de Machu Picchu al turismo se podría llevar a cabo en noviembre, dependiendo de la correcta implementación de los protocolos de bioseguridad y el control de las cifras de contagio a nivel nacional. Asimismo, los lineamientos sanitarios establecen que solo podrán ingresar 675 turistas por día, es decir, un 30% del total autorizado en una temporada normal.

Cabe resaltar que el ingreso será en grupos de ocho visitantes con un guía y tendrán que mantener una distancia de 1,5 a 2 metros entre cada persona. Antes de la pandemia, ingresaban a la ciudadela entre 2.000 y 3.000 personas por día, y en temporada alta, hasta 5.000.