Costa Rica: mueren 10 turistas estadounidenses y 2 tripulantes en accidente aéreo

 

Una avioneta privada con 12 pasajeros, entre ellos 10 turistas estadounidenses y dos tripulantes costarricenses, se estrelló el pasado domingo 31 de diciembre en el noroeste de Costa Rica. Ninguna de las personas a bordo sobrevivió y tendrían que practicarles autopsias para identificarlas, informaron fuentes oficiales.

 

El accidente ocurrió en la región noroccidental de Guanacaste, un popular destino turístico con playas tropicales de aguas cristalinas, lugar donde se registraron fuertes ráfagas de viento que habrían afectado el vuelo.

 

La aeronave Cessna 208 Caravan, propiedad de la aerolínea local Nature Air, se prendió en fuego completamente con el impacto, según informaron rescatistas y vecinos de la zona.

 

La Agencia de Aviación Civil de Costa Rica dijo que los pilotos habían intentado aterrizar en la localidad de Punta Islita más temprano el domingo para buscar a los pasajeros, pero tuvieron que retirarse debido a “las ráfagas de viento”.

 

El organismo dijo que la avioneta tenía al día sus certificaciones y había sido inspeccionada un mes antes del accidente. “Había mucho viento, muy fuerte”, contó ayer una residente de la zona a la agencia AFP.

 

La mujer dijo que, cuando ella y otros habitantes de la zona llegaron al lugar del accidente, sobre una colina, no podían ver, “absolutamente todo era negro”. “La parte de la cola fue la única que se preservó”, añadió la testigo.

 

La policía y los bomberos llegaron unos 25 minutos luego de que la aeronave se estrellara, poco después del mediodía (18H00 GMT) del domingo, explicaron los habitantes del lugar.

 

Otro residente, Efraín Rojas, dijo al diario La Nación que el avión volaba “demasiado bajo” tras el despegue. “Hizo un viraje hacia la izquierda. En la teoría de nosotros, iba con algún problema, trató de agarrar la pista. Con el viraje que le hizo, quedó con un ala en vertical y la otra pegó contra los árboles”, afirmó.

 

“Cuando llegamos, estaba envuelto en llamas (…) El avión, cuando cayó, aparentemente explotó, se incendió”, agregó el testigo.

 

SOBRE LAS VÍCTIMAS

 

Un agente del Departamento de Estado estadounidense confirmó ayer en un correo electrónico la muerte de 10 ciudadanos de ese país en el accidente y aseguró que se estaba ofreciendo la asistencia consular correspondiente.

 

La prensa estadounidense reportó que los cinco integrantes de una familia que vivía en la localidad de Scarsdale, un suburbio de la ciudad de Nueva York, fallecieron.

 

La pareja de esposos Irene y Bruce Steinberg, así como sus tres hijos William, Zachary y Matthew, iban a bordo de la aeronave. Estaban disfrutando de unas vacaciones familiares en Costa Rica.

 

Los otros pasajeros estadounidenses fallecidos fueron identificados como: Thibault Astruc, Amanda Geissler, Charles Palmer, Leslie Weiss y Sherry Wuu.

 

El piloto costarricense era Juan Manuel Retana, de 52 años, y primo de la expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla, que habló de su familiar en Twitter. La copiloto era Emma Ramos, también costarricense.