Cusco será ‘hub’ de vuelos interregionales pese a deficiencias en aeropuerto Velasco Astete

 

Desde hace más de dos décadas el aeropuerto Alejandro Velasco Astete de Cusco sigue siendo el segundo terminal aéreo del Perú, por volumen de pasajeros y vuelos atendidos, solo superado por el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez de Lima. También es la puerta de entrada al circuito turístico sur y paso obligado para llegar a Machu Picchu.

 

Pero, además, desde este año el aeropuerto cusqueño se viene consolidando como el ‘hub’ de vuelos interregionales en el sur del país, pese a su falta de capacidad y serias deficiencias de infraestructura. Para el próximo año, el terminal tendrá conexión directa con 7 ciudades nacionales y al menos 3 internacionales.

 

A la fecha, la Ciudad Imperial está unida a través de vuelos directos con Lima, Arequipa, Puerto Maldonado, Juliaca y Trujillo, así como Bogotá (Colombia) y La Paz (Bolivia). La conectividad será mayor en el 2018, con la apertura de rutas desde Iquitos y Pisco, sumándose otras ciudades del norte de Chile y Argentina, según lo anunciado por las líneas aéreas.

 

CIFRAS

 

En el aeropuerto de Cusco operan siete proveedores de transporte aéreo quienes desarrollan una intensa actividad, con 33,968 vuelos registrados en el 2016, llegando a atender a casi 3 millones de personas. Entre las aerolíneas regulares figuran: Latam Airlines, Peruvian, Avianca, LC Perú, Viva Air y Star Perú.

 

Entre enero y octubre del presente año, dicho terminal registró un tráfico de 2,794,489 pasajeros, cifra superior en 4.3% a lo alcanzado en similar período del 2016, cuando se movilizaron 2,680,350 pasajeros. A la fecha, Cusco maneja el 14% del mercado total de viajeros que se transportan por vía aérea en el Perú.

 

Asimismo, en los diez primeros meses del año, el aeropuerto cusqueño sumó 27,329 vuelos atendidos tanto nacionales como internacionales. Se espera que dicha cifra supere los 34 mil al cierre del 2017.

 

VUELOS INTERREGIONALES

 

A la fecha, suman 112 el número de vuelos desde y hacia la ciudad de Cusco, cifra que seguirá en aumento de concretarse la ampliación del horario de atención, que hoy está fijado entre las 05:00 a.m. y 08:00 p.m.

 

Mientras tanto, las líneas aéreas siguen aumentando frecuencias y rutas, entre ellas Avianca que inauguró en mayo sus vuelos directos entre Bogotá y Cusco, así como Viva Air que introdujo el modelo de bajo costo (low cost) en la ruta desde Lima. LC Perú, Peruvian y Star Perú también han incrementado progresivamente sus operaciones desde la capital.

 

En tanto, Latam Airlines, compañía que domina el mercado doméstico, inauguró en julio pasado la ruta interregional entre Cusco y Trujillo, con una operación estacional. También ha anunciado sus próximos vuelos Cusco – Pisco desde el 14 de junio del 2018 y Cusco – Iquitos, a partir del 02 de julio del próximo año.

 

De esta forma, serán siete los destinos operados por Latam Airlines que conectarán Cusco el próximo año: Lima, Arequipa, Juliaca, Puerto Maldonado, Trujillo, Iquitos y Pisco.

 

Por su parte, la aerolínea chilena ultra low cost JetSmart, que acaba de iniciar vuelos entre Santiago y Lima, tiene entre sus planes unir el Cusco con ciudades del norte de Chile, al igual que la argentina Austral que busca conectar el norte de su país con la Ciudad Imperial.

 

INVERSIONES

 

El Aeropuerto Internacional Alejandro Velasco Astete de Cusco cuenta con una pista asfaltada de 3,400 metros de largo por 45 de ancho, un terminal de pasajeros de dos pisos con 20 counters y una torre de control de cinco pisos con 12.50 metros de altura.

 

El incremento de la demanda turística por Machu Picchu y los diversos atractivos cusqueños ha colapsado la capacidad del aeropuerto, generando grandes congestiones en las horas punta, falta de infraestructura adecuada para atender a los miles de pasajeros que arriban diariamente y baja calidad en los servicios.

 

Recientemente, Corpac anunció que invertirá en dicho terminal unos US$ 6 millones, en labores de mantenimiento y ampliación de su capacidad para albergar a los viajeros.

 

Según dijo, se hará una remodelación interna y ampliación de la sala de check-in para los pasajeros, además de modernizar de los espacios interiores del terminal que usan los turistas para darles mayor comodidad. También se mejorará el servicio de aeronavegación, con el objetivo de ampliar la atención de los vuelos.

 

Finalmente, se tiene planeado el cierre de este aeropuerto en el año 2022, cuando entre en funcionamiento el nuevo Aeropuerto Internacional de Chinchero que servirá a la ciudad del Cusco.