EE.UU. ofrece US$ 58,000 millones para evitar caída de aerolíneas

EE.UU. ofrece US$ 58,000 millones para evitar caída de aerolíneas

La mitad del monto será entregado como subsidio para cubrir los salarios del personal. 

Diferentes gobiernos alrededor del mundo intensificaron esta semana sus esfuerzos para ayudar a las aerolíneas afectadas por el derrumbe en los viajes provocado por el avance del COVID-19. Algunos de los más resaltantes fueron Singapur prometiendo mantener su flota funcionando y Australia flexibilizando reglas de competencia. Sin embargo, una de las medidas más contundentes fue anunciada por el gobierno norteamericano, quien destinará un total de US$ 58,000 millones para asegurar la supervivencia de las aerolíneas nacionales. 

Según lo informado por el diario Gestión, en una decisión sin precedentes, el Senado de Estados Unidos aprobó este miércoles el millonario paquete de ayuda financiera para las empresas aéreas. Del monto mencionado, la mitad la recibirán en forma de subvenciones para cubrir unos 750,000 salarios del personal de las aerolíneas. De esta manera, el Estado norteamericano determinó que aquellas empresas que reciban estos fondos no podrán despedir empleados antes del 30 de septiembre o cambiar los contratos de negociación colectiva.

Asimismo, el gobierno estadounidense explicó que la ley restringe determinadas actividades como la recompra de acciones, dividendos y pagos ejecutivos. Además, esta permite al gobierno tomar acciones, garantías u otra compensación como parte del paquete de rescate. 

Como se recuerda, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) dio a conocer recientemente que la pandemia le costará a la industria mundial unos US$ 252,000 millones en ingresos perdidos este año. Una situación que pone a las aerolíneas en su peor crisis en la historia, por lo que la entidad se dirigió a los gobiernos del mundo solicitando ayuda de emergencia para la supervivencia de las compañías.

Cabe destacar los esfuerzos de aerolíneas como Delta Air Lines, Air New Zealand y Etihad Airways de Abu Dabi que han intentado preservar algunos ingresos y mantener operativas las cadenas de suministro mundiales, convirtiendo algunas aeronaves de pasajeros en aviones de carga. Esto se debería a que, aproximadamente la mitad de la carga aérea del mundo normalmente viaja en las bodegas de los aviones de pasajeros, por lo que la cancelación de vuelos ha llevado a una fuerte reducción en la capacidad de carga, con efectos negativos en las cadenas de alimentos y suministros para la industria.