Europa propone “impuesto equitativo” para las OTAs que tributan fuera

 

Viernes 15 de setiembre de 2017.

 

Gran Bretaña lidera una iniciativa junto a España, Alemania e Italia para luchar porque las grandes empresas tecnológicas tributen dentro de los países donde generan ingresos. Lo quieren llevar a cabo a través de un tipo de “impuesto equitativo” que se aplique sobre la facturación y refleje lo que las compañías deberían estar pagando “en concepto de impuesto de Sociedades”.

 

Según un informe de Preferente.com, en España casi la mitad de lo que se vende a través de Internet se factura fuera de sus fronteras. De acuerdo con el último informe de la CNMC, los sectores de actividad con mayores ingresos son las agencias de viajes y operadores turísticos, que representan en conjunto el 10,7% de la facturación total. Un 9,3% de la facturación proviene del transporte aéreo.

 

Las grandes OTAs, como Booking, Expedia, Trivago y Airbnb, no son una excepción y facturan su negocio en el exterior, desviando ingresos a países con ventajas impositivas.

 

Booking cuenta con una sociedad en Barcelona –Bookings Hispánica– aunque factura en Holanda a través de Booking.com International NV. Los ingresos declarados en España en 2015 (los últimos datos disponibles) fueron de tan sólo 21,7 millones de euros.

 

Expedia, por su parte, cuenta también con una filial, Expedia Spain, que pertenece al grupo estadounidense del mismo nombre, con matriz en Delaware, un Estado de baja tributación. El 5 febrero de 2016, la totalidad de las acciones de la española, que dependían de la matriz americana, fueron transmitidas a EXP Holdings Luxembourg.

 

El grupo alemán Trivago, cuyo 61% de la propiedad es de Expedia, cuenta con la filial Trivago Spain SL, que en 2015 facturó 2,8 millones y tras ganar 178.641 euros pagó al fisco 55.792. Aunque el accionista de la firma española es la alemana, Expedia controla su participación a través de Trivago NV, cuya sede está en Holanda, al igual que Booking (Una clave de Booking y Expedia para sus ofertones: tributar en paraísos fiscales).

 

Por su parte, Airbnb que generó decenas de millones de euros en España el año pasado, sólo pagó 55.211 euros por el impuesto de sociedades, tras reconocer una facturación de apenas 2,92 millones de euros por trabajos de promoción y marketing en su filial española. La totalidad del negocio se factura en irlanda a través de Airbnb Ireland, con una estructura societaria en el paraíso fiscal de Jersey, en el canal de la mancha (Airbnb opera en Europa desde un paraíso fiscal opaco).

 

Por otro lado, la mayor parte de las compras que se hacen desde el extranjero en webs españolas están relacionadas con el sector turístico. Las agencias de viajes, transporte aéreo y terrestre, el alquiler de automóviles y los hoteles acaparan así el 60,2 por ciento del total de las compras. Por lo que, según El Economista, siete de cada diez euros de las compras desde el exterior proviene de Europa.

 

Desde la Unión Europea aseguran que “es un enorme desafío” gravar apropiadamente a las empresas “que operan en la economía digital”. El documento en la agenda del Ecofin destaca que “No debemos seguir aceptando que esas empresas hagan negocios en Europa mientras pagan mínimas cantidades en concepto de impuestos a nuestras Haciendas”.

 

Por ello, según señala Preferente.com, piden a la Comisión que “explore opciones legales y soluciones efectivas sobre la idea de establecer un impuesto igualador sobre la facturación generada en Europa por las compañías digitales”.