La importancia de la gestión estratégica: el caso del turismo interno [OPINIÓN]

 

TIPeando – Por: Elmer Barrio de Mendoza.

 

 

Es tiempo de hablar claro: con educación pero con franqueza. Hay dos maneras de abordar la gestión. Una es la que sólo se preocupa de lo inmediato y lo disfraza de urgente. Otra es la que se plantea un norte, traza las líneas para alcanzarlo y enfrenta lo urgente con base en esas líneas. Ambas maneras son excluyentes.

 

¿No importa lo que pase después?

 

? ¿Es importante que se programe feriados largos con propósito de estímulo al turismo interno? Por supuesto que sí. No obstante el desarrollo del turismo interno no se resuelve con feriados largos, se resuelve con una política pública de turismo interno en la que la programación de feriados largos es únicamente una acción. Importante sí pero nada más que una acción, que si no va acompañada de otras, jamás resolverá el desarrollo del turismo interno. Por tanto, la verdadera pregunta es: ¿existe una política pública de turismo interno?

 

? Como toda política pública, el desarrollo del turismo interno debe contemplar algunos elementos esenciales. El más importante, probablemente, es el vínculo entre los mercados emisores y los mercados receptores. Es decir, cómo ordenamos las campañas para que exista un flujo óptimo de turistas hacia nuestro destino. No hay grandes misterios al respecto.

 

Si estamos en Cañete o en Ica, sabemos perfectamente que nuestro principal mercado emisor es Lima. Si estamos en Cajamarca, sabemos que nuestros principales emisores son Trujillo, Chiclayo y Piura. Existe suficiente información para establecer en cada destino cuáles son sus emisores territoriales más importantes.

 

A partir de allí hay que trabajar y PromPerú debe ayudar al desarrollo sostenible de ese vínculo. Lima es importante, pero no necesariamente es lo más importante de acuerdo a cada destino. También pueden ayudar APOTUR y APAVIT.

 

? Lo mismo sucede cuando contamos con oferta especializada. Debemos identificar los mercados especializados a los que hay que dirigirnos. No se trata de hacer mercadeo indiferenciado allí donde es imprescindible diferenciar (segmentar). PromPerú y APTAE pueden ayudar muchísimo.

 

? Establecido el vínculo entre la oferta y la demanda posible, la organización del producto y la gestión del destino adquieren consistencia. En consecuencia, se puede priorizar las inversiones, formular los planes de negocios pertinentes y usar razonablemente los recursos disponibles.

 

? Sostener que debemos apuntar principalmente a los feriados largos no es del todo insensato; pero afirmar, por ejemplo, que se debe postergar las elecciones (que tienen referencia constitucional y plazo legal) por asegurar el turismo en un feriado largo podría parecer una inversión de las prioridades de un país o, peor, invitar al sector turismo que se ponga en contra de la ley.

 

 

La importancia de la gestión estratégica

 

? Nada es más importante para un destino que la gestión público-privada. Lo dicen todos los principales teóricos del turismo mundial. Lo dice la OMT. Lo dicen el MINCETUR y el MEF. Lo dicen CANATUR y todos los gremios privados. Muy bien, pasemos del dicho al hecho.

 

? Es imprescindible activar modelos eficientes de gestión público-privada en el país y en cada destino del país. Destino y región, por favor, no son sinónimos: Puede haber destinos menores a una región y al revés y todas las variantes. Debemos aprender a identificar los destinos y entender que no se puede ofrecer turismo en todas partes. La intrusión de lo político en temas técnicos es el más grave de los errores después de la incompetencia.

 

? Un enemigo mortal de la gestión público-privada eficiente es facilitar recursos para decisiones institucionales que aún no han sido tomadas. Dicho de otro modo: la gestión de un destino debe comenzar por la voluntad de sus actores.

 

Una vez que la gestión embrionaria demuestre funcionamiento y viabilidad podrá ser apoyada financieramente, siempre y cuando no pervierta su funcionalidad. Y podrá ser apoyada más en la medida de su progreso, en la medida de que no se burocratice innecesariamente, en la medida de que los principales indicadores turismo (afluencia, permanencia y gasto) vayan incrementándose, en la medida en que no provoque descontento en la población receptora ni degradación de sus atractivos ancla.

 

? No es tan difícil saber que un territorio tiene potencial turístico si cumple tres requisitos indispensables: masa crítica de atractivos, demanda real o potencial identificada y actores con voluntad de gestión eficiente. Concentrémonos en esos espacios, allí encontraremos el desarrollo turístico del país. No inventemos rutas o programas desde los escritorios de Lima cuando el turismo del país está sobre todo en los destinos internos.

 

Sobre esta base, las acciones que se definan prioritarias (feriados largos por ejemplo) podrán ser exitosas. De otro modo serán sólo respuestas reactivas que carecerán de perspectiva de largo plazo.

 

Un poco de paciencia y otro poco de criterio no nos vendría mal.

 

 


Elmer Barrio de Mendoza

elbardem1@gmail.com

 

 

 

*NOTA: Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor. Canatur no se solidariza necesariamente con las mismas.

 

 

 

 

Leave a Reply
Your email address will not be published. *