LATAM y Delta presentan en Brasil propuesta para formar una empresa conjunta

LATAM y Delta presentan en Brasil propuesta para formar una empresa conjunta

Una vez que obtengan las autorizaciones podrán combinar destinos. 

Este jueves el Grupo LATAM informó que su filial brasileña remitió a las autoridades del país una solicitud de aprobación regulatoria para la formación de una empresa conjunta con el grupo estadounidense Delta. Esta propuesta será evaluada por el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE) de Brasil, un organismo antimonopolio vinculado al Ministerio de Justicia.

Según lo indicado por la Agencia Andina, el proceso de revisión por parte del organismo de libre competencia brasileño representa el primer trámite regulador del acuerdo alcanzado el pasado mayo entre el chileno LATAM Airlines Group y sus respectivas filiales y el gigante Delta Air Lines. Una vez obtenidas todas las autorizaciones necesarias, ambas aerolíneas podrán conectar, ampliar y complementar sus redes de destinos entre Norteamérica y Suramérica.

Es importante recordar que la sociedad de ambas empresas fue anunciada el año pasado y el acuerdo fue firmado el pasado 7 de mayo. Sin embargo, esto depende ahora de la aprobación de las autoridades reguladoras de los respectivos países en los que el nuevo grupo actuará.

Según lo explicado por el director ejecutivo de LATAM Brasil, Jerome Cadier, la creación de la empresa conjunta es una “prioridad” que se enmarca en el plan estratégico de la compañía para hacer frente a las fuertes pérdidas sufridas por el sector aéreo en medio de la pandemia del coronavirus. “Esta alianza es un ejemplo de cómo LATAM saldrá de esta crisis mundial como un grupo fortalecido, más ágil y competitivo”, señaló Cadier. 

Como se recuerda, antes de la pandemia LATAM operaba cerca de 1,400 vuelos diarios a 145 destinos en 26 países y contaba con una flota de 332 aviones. En la actualidad, tiene el 95% de sus operaciones suspendidas, manteniendo solo 39 rutas domésticas en Brasil, 13 en Chile y cuatro rutas internacionales. Esta situación, la llevó a acogerse a la ley de quiebras de Estados Unidos, en un proceso voluntario de reorganización y reestructuración de deuda.