Mincetur destaca cuatro lagunas a conocer ante la reactivación del turismo de aventura

Mincetur destaca cuatro lagunas a conocer ante la reactivación del turismo de aventura

Serán destinos atractivos para un viaje seguro ante el nuevo contexto del COVID-19.

Ante la reciente publicación del protocolo sanitario para la reactivación del turismo de aventura, el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) señaló que las caminatas por la naturaleza será una de las actividades más atractivas a retomar, ya que es ideal para practicarlo en grupos pequeños y sin poner en riesgo la salud. En ese sentido, subrayó que este tipo de turismo propone algunos de los mejores paisajes y maravillas naturales de nuestro país, por ello recomendó cuatro lagunas que se deberían visitar al menos una vez en la vida.

En primer lugar, el Mincetur destacó a la Laguna Parón, situada en la provincia de Huaylas, a dos horas de Caraz a unos 4,140 m.s.n.m. Cuenta con una asombrosa extensión de más de un millón de metros cuadrados, lo que la hace el depósito natural de agua dulce más grande de la “Cordillera Blanca”. En el lugar, los visitantes pueden acceder a un mirador, tomar fotos a la espectacular vista, además de la posibilidad de realizar paseos en bote.

Posteriormente, se resalta la Laguna Rajucolta, ubicada al este de la ciudad de Huaraz, aproximadamente a unos 4,250 m.s.n.m. Se trata de una ruta menos exigente que la anterior, pero la recompensa es gratificante ya que el paisaje es asombroso y permite al turista deleitarse con las bellas aguas turquesas. Además, desde la orilla de la laguna se puede observar el glaciar del nevado.

Igualmente, no se pudo dejar de mencionar a la Laguna Llaca, ubicada aproximadamente a unos 4,470 m.s.n.m. dentro de la quebrada de Llaca, en el Parque Nacional Huascarán. Esta se destaca principalmente, ya que el agua que se encuentra aquí proviene del subsuelo y deshielos de nevados cercanos. Se trata de el lugar perfecto para tomar fotografías de un maravilloso paisaje. 

Finalmente, Mincetur resalta a la Laguna Cullicocha, un depósito natural de agua de diferentes tonos turquesa, ubicada dentro del Parque Nacional Huascarán en la “Cordillera Blanca”. Se le declaró Reserva de Biosfera en 1977 por la UNESCO y Patrimonio Natural de la Humanidad en 1985. Es un lugar ideal para despejar la mente de la tensión de la ciudad y conectarse con la naturaleza