“Noté el potencial de una plataforma como Tarjetour en una ciudad tan rica turísticamente como Lima”

“Noté el potencial de una plataforma como Tarjetour en una ciudad tan rica turísticamente como Lima”

Héctor Rospigliosi es el fundador de una propuesta de audioguías con rutas turísticas que permite conocer la ciudad de Lima. 

Desde noviembre, el distrito de Barranco cuenta con una propuesta de audioguía que ofrece rutas turísticas a través de diversos atractivos emblemáticos, y que hoy su fundador la denomina Tarjetour. Tomando como referencia un servicio habitual en museos, Héctor Rospigliosi y su equipo, adaptan una tarjeta con acceso a una web que habilita recorridos a través del distrito, gracias a su herramienta de geolocalización.

¿Cómo nace esta iniciativa llamada Tarjetour?

Primero quisiera empezar explicando cómo nace Nubart, que es el soporte tecnológico de Tarjetour. Esta plataforma surge como el aprovechamiento de la tecnología por parte de unos desarrolladores en España y Alemania. El proyecto inició hace unos 3 a 4 años con audioguías para museos que funcionan a través de circuitos cerrados. Luego, aparecen las tablets, que son más económicas, pero con la llegada del internet y las webs, se desarrollan aplicaciones, pero si producción puede resultar muy costosa. Así nace la tarjeta Nubart, un soporte físico que permanece vinculado siempre al teléfono que lo activó por primera vez, puede ser utilizada varias veces y, en el caso de los turistas, puede guardarlas como un souvenir que puede compartir en su lugar de origen. 

Todo ello en museos ubicados en ciudades europeas. ¿Cómo es que llega a Lima?

Yo comencé hace un par de años, contraté la tecnología para hacer dos exposiciones. En la primera que traje a Lima, en lugar de catálogo utilicé esta tecnología de Nubart. La desarrollé en un solo idioma para probar cómo funcionaba. Mi orientación inicial fueron museos, iglesias, porque para circuitos turísticos necesitábamos internet. Pero en Europa estas guías ya existen, está más avanzados que en América Latina.

¿Y cómo surge el interés de trasladar esta iniciativa de museos a las calles?

La implementación de esta tarjeta fue inspirada en un servicio como este en Europa que narraba leyendas en algunos puntos de la ciudad. Entonces noté el potencial de una plataforma como esta en una ciudad tan rica turísticamente como Lima. Por eso, empecé con la idea de desarrollar dos proyectos, Barranco y Miraflores. Terminamos desarrollando el de Barranco primero, pero ahora estamos en el proceso de realizar el circuito del Centro Histórico que estará listo dentro de 45 a 60 días. Barranco ya está en funcionamiento desde el mes de noviembre. Sin embargo, tenemos dos productos, uno con guías turísticas y otro enfocado al sector hotelero.

¿Cómo es que se desarrolló el circuito de Barranco?

Lo realizamos con la tecnología de la empresa Digital Tangible, que como su propio nombre lo dice, complementa ambas plataformas para brindar un servicio innovador, y hacen uso de la tecnología Nubart que le da soporte al sistema. Es por eso que en las tarjetas que hemos desarrollado se especifica “Powered by Nubart”, y no lleva el nombre de Tarjetour como servicio de audioguía que arroja rutas turísticas, porque aún estamos presentándolo a INDECOPI. 

¿Desde cuando empezaron a trabajar en esta primera ruta en Barranco?

Esta es la primera ruta que se ha hecho aquí en Perú con esta tecnología, y quizás la única en América Latina. Se puso en marcha en el mercado de manera anónima desde noviembre. Digo anónima porque las primeras tarjetas las distribuimos con la revista Cosas, que se las entregó a sus suscriptores. Desde entonces, cada día se van habilitando y activando cada vez más y más tarjetas. Además, pronto las vamos a sacar desde Atrápalo, la tiquetera digital. 

¿Cómo funciona la Tarjetour de Barranco?

El uso es muy fácil y comprensible con un smartphone. Cuando el usuario ya tenga su tarjeta, lo que hace es escanear el código QR de la tarjeta; o también se puede ingresar a la web que indica la tarjeta, colocar el código alfanumérico que se muestra en el recuadro, y ya es posible ingresar a la plataforma elaborada por Digital Tangible. Luego, se selecciona el idioma de su preferencia e iniciamos con las rutas. El interfaz es muy amigable para quienes lo utilicen. Este procedimiento, a su vez, se me notifica mediante un aviso de activación de tarjeta, el cual nosotros monitoreamos.

¿Qué contenidos se pueden encontrar dentro de la Tarjetour?

Lo primero que se muestra es un video de introducción sobre el distrito que brinda información general para ubicar al usuario. Tarjetour funciona con un geolocalizador que te muestra la ruta a recorrer que incluye espacios emblemáticos a visitar, pero también sugiere lugares cercanos que se pueden visitar en caso el usuario se desvié del recorrido. Estos espacios tienen explicaciones en audio que han sido elaboradas y contrastadas académica e históricamente por profesionales. Además, lo que diferencia a Tarjetour es que te da detalles poco conocidos de la ciudad y que no siempre se dictan en las visitas convencionales. 

¿Este servicio solo funciona con el internet o también hay otra opción de uso?

También se puede utilizar offline o de manera streaming. Si un visitante extranjero se mantiene conectado a internet desde su hotel, puede descargar las rutas para acceder a ellas sin problemas en las calles. La tecnología es rápida y no habrá problemas para visualizar el video o escuchar los audios. Además no ocupa espacio en el celular como una aplicación, es liviano.

A lo largo de la web se puede observar que también se sugieren instituciones, museos, e incluso restaurantes, tiendas, etc.

Para la producción de Barranco, las pistas y los itinerarios, hemos formado alianzas con entidades como la municipalidad, con lugares emblemáticos como el Hotel B, el restaurante Central de Virgilio Martínez, entre otros que nos han apoyado en este proyecto. Además, hemos añadido en este distrito lo que denominamos “La Magia Continua”, donde participan entre 20 y 25 comercios de Barranco como bares, restaurantes, comercios, librerías, etc; y cada uno de ellos se está comprometiendo en ofrecer beneficios a los usuarios de la tarjeta que podrán ser utilizados hasta el 31 de diciembre de este año. Vamos a replicar este modelo en el del Centro Histórico. Por lo pronto, esperamos seguir distribuyendo las de Barranco a algunos hoteles.

Mencionó previamente que también tienen un producto orientado al sector hotelero…

Es una versión diferente que se denomina HotKey, que en resumidas cuentas se trata de hacer algo parecido con la ruta urbana, pero es una tarjeta que se le brinda a los huéspedes de hoteles, quienes puedan acceder a contenidos como un video de bienvenida con la imagen del gerente, información necesaria sobre servicios que se ofrezcan dentro del hotel y sus horarios, botones de accesos, número de contacto. Incluso, si se desea, se puede agregar un mapa de la ciudad como cortesía del hotel para que el turista recorra la ciudad. 

A su vez, también se podría agregar otros servicios fuera del hotel pero que sean acordados con este a modo de alianza

Claro, o también incorporar videos e imágenes de otros hoteles de la misma cadena dentro del país, mostrando la riqueza turística de las regiones y aprovechar para viajar la próxima vez. Al igual que en el caso de las rutas turísticas, el usuario, al quedarse con esta tarjeta que puede ser utilizada varias veces, puede llegar a su país de origen y mostrar a su familia y amigos sobre lo que vio en el Perú o dónde se hospedó. Es una manera de promocionar nuestro país; o sea esta plataforma también funciona como medio de marketing y difusión. 

¿Qué otros beneficios trae consigo el uso de estas tarjetas?

El feedback que genera este sistema. Cuando tu activas la tarjeta, esta comienza a generar información que es útil para conocer el comportamiento del usuario. En el caso de las rutas y el audioguía, se puede conocer por ejemplo cuáles fueron los lugares más concurridos y visitados; o para los hoteles, qué servicios utilizó el cliente. Es información valiosa para diversos negocios y para gremios como CANATUR u otras entidades estatales que puedan necesitar de esta data.

¿Cómo vienen comercializando la ruta de Barranco hasta la fecha? ¿Cuál es el canal de venta?

Estamos empezando a abrir puntos de distribución y haciendo alianzas con hoteles en Barranco y Miraflores para que puedan ofrecer a los turistas que se hospedan este servicio. También hemos estado conversando con una cadena de tiendas para tener la posibilidad de distribuir estas tarjetas. Estamos contemplado trabajar con agencias de viaje próximamente porque son potenciales aliados. 

¿Se ha presentado esta propuesta de la Tarjetour a entidades públicas?

Desde el año pasado hemos estado visitando a algunas entidades como Promperú, museos, municipalidades. Se lo presenté a la Municipalidad de Lima, les ofrecimos la posibilidad de otorgarles un código QR independiente a cada uno de los monumentos para el acceso gratuito de la población para que ellos puedan acceder al audioguía sin pagar un centavo. Esta sería un gran incentivo para que los mismo limeños conozcan su ciudad, aunque va a tomar tiempo para que tengan la costumbre de acercarse al turismo de la ciudad y hacer visitas culturales; pero, sin duda, esta es una herramienta que puede colaborar en ese sentido.

¿Cómo cree que impactará esta plataforma de las tarjetas para la actividad turística en Lima?

Hoy en día, Lima se ha convertido en un principal atractivo por el tema gastronómico que hace que turistas permanezcan más tiempo. Entonces, con este tipo de tarjetas, se incentivan los circuitos turísticos, se visita más negocios en los alrededores, hay más consumo por parte de visitantes extranjeros o también nacionales que salen a conocer su ciudad. Tiene un impacto realmente positivo como herramienta para impulsar la actividad turística en Lima, por lo que esperamos replicar pronto esto en otras regiones del país. Actualmente, estamos haciendo un proyecto en Cusco y queremos hacerlo en quechua. Para mi, personalmente, todo tiene un doble sentido, promocionar mi país hacia afuera y también contribuir con el turismo interno. Es un proceso largo, pero vamos a ir avanzando.