Nuevo operador de carretera a Machu Picchu trasladará sus buses el 8 de octubre

 

El ingreso de un nuevo operador para el servicio de transporte turístico en la carretera Hiram Bingham, que conduce a la ciudadela inca de Machu Picchu, cada vez está más cerca pese a los reclamos de la empresa Consettur que no desea mayor competencia en la ruta y defiende su monopolio.

 

Es así que el general de la Sétima Macro Región Policial del Cusco, Max Iglesias, informó ayer que los 12 buses del Consorcio Machupicchu Pueblo serían transportados al distrito de Machu Picchu el 8 de octubre, en caso la instancia judicial acepte la reprogramación solicitada por PeruRail.

 

La autoridad dijo que, a la fecha, se encuentran a la espera de la decisión judicial que autorice el transporte de los vehículos, para brindar las garantías correspondientes con el personal policial.

 

Agregó que, actualmente, 50 efectivos se encuentran en la vía férrea que conduce a Machu Picchu Pueblo para evitar cualquier tipo de conflictos, como los que anunció el Frente de Defensa de Urubamba.

 

El viernes pasado el nuevo consorcio no pudo transportar por tren sus dos primeros buses al distrito de Machu Picchu por miedo a sufrir ataques. PeruRail también suspendió el traslado el domingo 01 de octubre.

 

José Luis Arbildo, presidente del Consorcio Machupicchu Pueblo, ha garantizado a PeruRail la seguridad de la vía férrea, con la finalidad de que se cumpla con lo dictaminado por el Poder Judicial y se haga efectivo el traslado de sus buses hacia Machu Picchu Pueblo, de forma tal que se les permita iniciar sus operaciones en los próximos días.

 

También recalcó que su representada cuenta con los vehículos, equipo capacitado, facilidades logísticas y todos los permisos para operar. Dijo que tienen 12 buses autorizados para la ruta Machu Picchu Pueblo – Ciudadela Inca, del total de 24 que permite el Sernanp, garantizándose así la libre competencia en igualdad de condiciones sin afectar la carga máxima de vehículos fijada para la carretera Hiram Bingham.

 

En tanto, Consettur, apoyado por la Municipalidad Distrital de Machu Picchu, sigue presionando para que se respete la concesión que tiene de la vía hasta el año 2025. Incluso, ha logrado que se inicie un proceso sancionador contra la jueza de Santiago, Bony Gamarra, porque admitió la medida cautelar que permite el ingreso de la nueva empresa competidora a la ruta.