OMT aboga por viajes sin cuarentena para la reactivación del turismo

OMT aboga por viajes sin cuarentena para la reactivación del turismo

Piden brindar protocolos coherentes que permitan generar confianza en los viajeros. 

La pandemia del covid-19 ha golpeado severamente la industria del turismo a nivel mundial que ha retrocedido 30 años según las estimaciones de la Organización Mundial del Turismo (OMT) que además hace un llamado a brindar protocolos coherentes que permitan brindar confiar a los pasajeros a la hora de viajar y de esta manera reactivar el turismo. En este sentido, al igual que la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) abogan por eliminar las barreras para los viajes y evitar las cuarentenas innecesarias.

El secretario General de la OMT, Zurab Pololikashvili, sostuvo que contar con protocolos de viaje armonizados y coherentes es esencial para restablecer la confianza y poner en marcha el turismo en todos los países. 

“Es tiempo ya de reconsiderar las normas sobre las cuarentenas para los turistas y de aprovechar la innovación y las nuevas soluciones para realizar pruebas a los viajeros antes o después de sus viajes. Además, las restricciones a los viajes deben suavizarse o eliminarse de manera responsable y coordinada tan pronto como sea seguro y factible”, agregó.

Asimismo, para la OMT la llegada de las vacunas a varios países es positiva, sin embargo, consideran que el reinicio del turismo no puede esperar a que la vacunación masiva se haga realidad. 

“En los últimos meses, hemos conseguido que los dirigentes políticos y empresariales nos escuchen e introduzcan el turismo en sus planes. Hemos hecho hincapié en la importancia del turismo para casi todos los ámbitos de nuestras sociedades.”, puntualizó Pololikashvili.

Finalmente, agregó que con 1,000 millones de llegadas menos de viajeros y una pérdida aproximada de 1.1 millón de millones de dólares en ingresos provenientes del turismo internacional. Dicho desplome en el turismo como consecuencia de la pandemia podría resultar en una pérdida económica de 2 mil de millones de dólares en el producto interno bruto mundial.