Ostelea: El turismo rural no se doblega ante la pandemia

Ostelea: El turismo rural no se doblega ante la pandemia

En el Perú existen grandes oportunidades para este tipo de actividad turística. 

La escuela de turismo, Ostelea, indicó recientemente que en el Perú existen grandes oportunidades en el ámbito del turismo rural y que esta no se ha logrado doblegar ante la crisis generada por la pandemia del COVID-19. En ese sentido, destacó que coexisten experiencias consolidadas, como las de turismo comunitario, y propuestas implementadas recientemente por el sector privado, que han contado con algún apoyo del Gobierno Nacional, en las que también se toma en cuenta el ecoturismo como factor para rehabilitar el sector. 

De esta manera, destacó que el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) ha hecho intervención en una gran cantidad de emprendimientos en 16 regiones del país (San Martín, Amazonas, Cajamarca, Loreto, Lambayeque, La Libertad, Áncash, Ucayali, Pasco, Lima, Ayacucho, Apurímac, Puno, Madre de Dios, Cusco y Arequipa), enfocadas en el turismo rural, las cuales generan un aporte de 12% como incremento de la empleabilidad.

Del mismo modo, resaltó que se genera un ingreso complementario mensual de S/.53.00 por familia y se alcanzaban cerca de 100 mil visitantes extranjeros haciendo viajes a zonas rurales manejadas por organizaciones de base comunitaria.

“En el turismo rural podemos destacar líneas estratégicas para dinamizarlo; turismo comunitario, agroturismo y las iniciativas público privadas. La actividad turística como motor de desarrollo rural ha sido una propuesta de numerosos gobiernos del mundo. Por ejemplo, la Unión Europea ha promovido desde la década del noventa los programas LEADER para diversificar la economía rural de sus países miembros, fomentando el turismo desde las primeras ediciones hasta la actualidad. De estas experiencias se han detectado factores que han impedido el éxito de algunos instrumentos”, señaló la docente e investigadora de Ostelea, Raquel Santos-Lacueva.

Siguiendo esta línea, la representante de Ostelea detalló los desafíos a los que se enfrenta el turismo rural para seguir potenciándose y ayudar a la industria a sobreponerse del mal momento. Uno de ellos es el tema de sostenibilidad, sobre lo cual advirtió que no significa ser más sostenible; el concepto hay que acompañar de decisiones y acciones orientadas a la durabilidad turística futura. Ello lleva a la obligación de repensar y replantear para adaptarse a lo que se ha llamado la ‘nueva realidad’ al menos por el corto plazo.

Entre las oportunidades para introducir cambios en la gestión y hacer las cosas de otra forma. En concreto, hay tres que podrían tenerse en cuenta a la hora de reconfigurar las estrategias de cara a adaptarse a esta situación: 

“Hay que mejorar la oferta, el modelo, los productos y las experiencias, incorporando criterios de sostenibilidad. Si de alguna manera, ya estaban incorporados estos criterios, es un buen momento para analizar cómo se pueden fortalecer y hacerlos más fuertes. Es un excelente momento para potenciar el turismo rural en viajeros locales y cercanos, porque hay un potencial inmenso en todas las personas que hacen viajes lejanos, pero han desestimado conocer todo aquello que tienen cerca. Eso hoy más que nunca puede ser aprovechado para que conozcan las actividades, experiencias y servicios”, expresó Santos-Lacueva.

Igualmente, también hay que fortalecerse como destino turístico. No es la primera vez que un destino tiene que parar su actividad por completo, por ejemplo, cuando han sufrido de desastres naturales y de allí se aprovechó para superar el problema y reactivarse lo hacen más fuertes y resilientes, porque adoptan medidas que no habían tenido en cuenta y son más sostenibles, la diferencia es que ahora no hay que reconstruir la infraestructura, pero hay que replantear lo que ofrecemos y cómo lo ofrecemos y es el momento para mostrar lo mejor de los destinos turísticos del Perú.

Finalmente, subrayó que es un excelente momento para potenciar el turismo rural en viajeros locales y cercanos, porque hay un potencial inmenso en todas las personas que hacen viajes lejanos, pero han desestimado conocer todo aquello que tienen cerca. Eso hoy más que nunca puede ser aprovechado para que conozcan las actividades, experiencias y servicios.