Perú y Chile facilitan control migratorio en complejo aduanero fronterizo

 

Los gobiernos de Chile y Perú inauguraron en la frontera de ambos países el complejo aduanero integrado Chacalluta–Santa Rosa, por el que cruzarán anualmente cerca de siete millones de personas y un millón de vehículos.

 

La actividad contó con la presencia del subsecretario de Relaciones Exteriores de Chile, Edgardo Riveros, y el viceministro de Relaciones Exteriores del Perú, embajador Néstor Popolizio; además de la intendenta de Arica y Parinacota, Gladys Acuña, y el gobernador regional de Tacna, Omar Jiménez.

 

En la ceremonia realizada ayer, Riveros sostuvo que “estamos honrando la palabra que peruanos y chilenos comprometimos para mejorar nuestra relación, para hacerla más fluida, para beneficio de nuestros conciudadanos”.

 

“Así hacemos realidad la hermandad en nuestra América Latina y particularmente en este segmento del Cono Sur de nuestro continente”.

 

Para Chile, aseguró, el complejo fronterizo “es un paso esencial”, ya que significará un mayor flujo de personas en el ámbito terrestre y prácticamente similar al flujo aeroportuario que se origina en el aeropuerto internacional de Santiago, con más de seis millones de personas.

 

Por su parte, Popolizio resaltó también la puesta en marcha del control integrado porque significa un tránsito “más fluido, más eficiente y más ágil para potenciar el comercio y el turismo”.

 

“Esto lo siente la gente que ve reducido en 50% el tiempo que ocupa para estos controles”, afirmó el viceministro de Relaciones Exteriores del Perú.

 

La habilitación del sistema yuxtapuesto significó una inversión de 800,000 dólares y una serie de adecuaciones a las instalaciones chilenas y peruanas, de tal forma de permitir que todo el control de salida de Chile se realice en el complejo peruano de Santa Rosa, y el de ingreso en Chacalluta.

 

El intendente nacional de Control Aduanero del Perú, Gustavo Romero, sostuvo que el control integrado con Chile es el primero de este tipo que tiene su país y sirve como modelo para la habilitación de un centro binacional que inaugurarán en febrero del próximo año con Bolivia, a lo que se añade un trabajo similar en Tumbes con Ecuador.

 

Sobre el control Santa Rosa-Chacalluta, el intendente Romero dijo que “la evaluación es muy buena y las expectativas son muy altas”. 

 

“Es una frontera perfecta porque no es perforada al tener una vía única, a lo que se agrega la cooperación de las aduanas”.