Polémica: Ministerio de Cultura exige retiro de escultura del Museo Inkariy en Cusco

 

Diversas reacciones de rechazo ha generado la decisión del Ministerio de Cultura de exigir el retiro de una escultura de gran tamaño instalada en el frontis del Museo Inkariy, situado a mitad de camino entre las ciudades de Cusco y Machu Picchu.

 

Según la autoridad estatal, dicha imagen no representa a la cultura Inca y rompe con el paisaje patrimonial del Valle Sagrado de los Incas. En su defensa, el Museo Inkariy dijo que la figura representa al Dios Wiracocha, deidad presente en la iconografía prehispánica, y se ubica en propiedad privada.

 

El caso nace en el 2014, cuando la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco (DDCC) inició un procedimiento sancionador contra los propietarios del museo, la familia Mérida Pilares, por presuntamente ejecutar una obra no autorizada, al instalar el ícono Inkariy. Por esta supuesta infracción, en el 2015 se les impuso una multa de 4 UIT. 

 

El 10 de mayo del 2016, la DDCC declaró infundado el recurso de reconsideración que buscaba revertir la sanción. Y en febrero de este año, la Resolución Ministerial N° 060-2018-MC declaró infundado el recurso de apelación interpuesto por Mérida Pilares, con lo cual el Ministerio de Cultura ratificó que la escultura debía ser retirada.

 

“Toda obra pública o privada de edificación nuevo, remodelación, restauración, ampliación, refacción, acondicionamiento, demolición, puesta en valor o cualquier otra que involucre a un Patrimonio Cultural de la Nación requiere la autorización previa del Ministerio de Cultura”, señala la norma.

 

 

 

 

MUSEO SE DEFIENDE

 

Al respecto, el Museo Inkariy recordó que es una institución privada que realiza labores de rescate y puesta en valor de nuestra cultura. En ese sentido, rechazó el “abuso de poder” en el que estaría incurriendo el Ministerio de Cultura, al sancionar a uno de sus artistas creadores con una multa de S/. 16,500 y exigir el retiro de su obra de arte icono del museo, el cual está dentro de su propiedad.

 

“Nosotros nos vemos atropellados y censurados, porque no existe ninguna norma o ley que regule las intervenciones artísticas en espacios públicos, ya que es una obra de arte la que se quiere eliminar. El arte es una manifestación, una expresión y en tal sentido es incensurable, más aún si el objetivo es realzar un icono de nuestra cultura con un lenguaje moderno”, expresó el museo en un comunicado.

 

“La escultura que representa al Dios Wiracocha, es una deidad panandina presente en la iconografía prehispánica y que es una interpretación contemporánea compuesta por símbolos e iconos de las culturas más importantes del Perú Antiguo, la cual fue concebida con un equipo de artistas plásticos, arqueólogos y antropólogos”, agregó.

 

A manera de rechazo, el Museo Inkariy decidió cubrir de negro la escultura hasta que el Ministerio de Cultura “tome conciencia de este atropello a la libertad de creación y de expresión”. Finalmente, informó a los visitantes que no cerrará sus puertas y seguirá mostrando con el mismo compromiso de siempre, lo grandioso de nuestro pasado.

 

Frente a esta decisión del Ministerio de Cultura, algunas autoridades políticas, entre ellas el congresista Manuel Dammert, han mostrado su rechazo y piden al sector Cultura reconsiderar la medida adoptada. Además, esta decisión ha generado una ola de protestas en las redes sociales y de apoyo al Museo Inkariy.

 

 

 

Ministerio de Cultura exige retiro de escultura ubicado en frontis del Museo Inkariy by Freddy Melo on Scribd