Presidente de Boeing rechaza dimisión y busca recuperar confianza de clientes

Anunció que se viene trabajando en actualización del software.

Tras la crisis que la compañía de aeronaves Boeing ha experimentado luego de que el modelo 737 MAX haya protagonizado dos fatídicos accidentes en Indonesia y Etiopía, la empresa busca tomar cartas en el asunto para recuperar la confianza de sus clientes y asumir la responsabilidad de lo ocurrido. Así lo anunció su presidente y consejero delegado, Dennis Muilenburg, quien además rechazó la dimisión y reiteró su compromiso con Boeing, donde viene trabajando más de 30 años.

“Cuando revisamos ambos accidentes, y esto es algo en común con otros accidentes de avión que han ocurrido a lo largo de la historia, hay una cadena de eventos, múltiples factores que contribuyen”, señaló Muilenberg, además de insistir en que el MCAS “es solo una parte” de dicha cadena de errores, rechazando cualquier fallo en el software de los aviones.

Tras reunirse con sus accionistas en Chicago, afirmó que entre las acciones para poner nuevamente en circulación este modelo de aeronaves contando con la confianza de los pasajeros destacan una actualización de software para el sistema con el fin de evitar que el fallo tenga lugar otra vez, así como una mayor formación para los pilotos a cargo de dicho programa de control.

De igual manera, en su primeras declaraciones públicas tras lo ocurrido, el ejecutivo concluyó destacando que el MCAS cumplía con los requisitos técnicos y permisos necesarios de la Autoridad Federal de Aviación estadounidense.