Saludan iniciativa del MTC que modifica el Reglamento Nacional de Transporte

Saludan iniciativa del MTC que modifica el Reglamento Nacional de Transporte

Lino de la Barrera, abogado especialista en políticas y regulación de transporte, afirma que generará oportunidades de desarrollo para el sector Turismo. 

Lino de la Barrera, abogado especialista en políticas y regulación de transporte y tránsito, saludó y resaltó la importancia de la iniciativa del Ministerio de Transportes y Comunicaciones que publicó hoy el Decreto Supremo por el cual se modifica el Reglamento Nacional de Administración de Transporte y el Reglamento de Placa Única Nacional de Rodaje con el fin de garantizar que los vehículos de transporte turístico, como tubulares y buses panorámicos, cuenten con las medidas de seguridad necesarias.

“La norma busca regularizar una situación que ha venido afectando a las personas que utilizan unidades como los tubulares para desplazarse en lugares donde hacen actividades de aventura. Al establecerse reglas técnicas respecto de cómo deben estar construidos vamos a tener vehículos de mejor calidad que ofrezcan seguridad a los usuarios de los mismos”, señaló.

De la Barrera también enfatizó en la influencia que esta medida podría tener en el incremento del turismo de aventura. “En el momento en que estas empresas se solidifiquen y cuenten con las condiciones de seguridad apropiadas, indudablemente la inexistencia de accidentes va a motivar a que muchos vean una oportunidad de desarrollo de actividades de aventura y de conocer los lugares turísticos donde estas tienen lugar”.

De igual manera, el especialista se refirió a la obligación de originalidad que establece el Decreto sobre la carrocería de los ómnibus. “Se busca establecer una medida de seguridad para que solo los vehículos certificados puedan circular y que esto no signifique un riesgo para los pasajeros. La idea es poner un piso plano para que todos sepamos en qué es que se tiene que invertir”.

Por último, De la Barrera resaltó la relevancia de la implementación de herramientas tecnológicas en la fiscalización moderna, puesto que esta ya no se hace exclusivamente con personas. En ese sentido, la norma alienta el trabajo entre el sector privado y el público con tal fin.

“El Estado tiene naturales carencias que hacen que no se pueda implementar estas herramientas con rapidez, pero el sector privado puede apoyar decididamente a que esto funcione, lo cual representa una ganancia de ambos lados para que todos tengamos un transporte seguro”, finalizó.