Siete tips para ser más productivos en los viajes de trabajo

 

Hay una pequeña circunstancia acerca de viajar: en teoría uno tiene mucho tiempo para sí mismo. El problema es que no siempre uno se encuentra en las circunstancias ideales. Siempre habrá un aeropuerto plagado de personas y bullicioso, un vuelo lleno, un horario de vuelo de madrugada, etc.

 

Ser productivo mientras viaja tiene que ver con encontrar formas de crear el propio “espacio” y encontrar la propia zona incluso en medio del caos.

 

¿Un bebé llora a pocas filas de distancia? Colóquese los auriculares. ¿Cansado? Una taza de café hará el truco antes de subir a su avión. ¿Vuelo retrasado? Busque un tomacorriente en la pared, enchufe su laptop, siéntese en el piso junto a las ventanas grandes y póngase manos a la obra.

 

La mentalidad voluntariosa es la mitad de la batalla, así lo señala el portal Entrepreneur al brindar siete recomendaciones para ser más productivos en los viajes de trabajo:

 

1- Haga el mejor uso de cada momento:

Si usted está intentando trabajar en algo demasiado denso, tal vez sumergirse en ello mientras trata de escuchar si su vuelo ha sido demorado o no, no sea la mejor idea. En cambio, puede utilizar ese momento específico para trabajar en algo menos intenso, ponerse al día en algo de lectura, verificar algunos mails, etc. Asigne la tarea correcta al momento correcto.

 

 

2- Planee con anticipación:

No hay nada peor que decidirse y ponerse en marcha para un proyecto importante solo para descubrir que necesitaba WiFi para hacer ese trabajo, o que se le olvidó descargar un documento, o que su laptop está con la batería baja. Mantenerse productivo mientras usted está de viaje es siempre estar un paso adelante. Son las pequeñas cosas que usted realiza y planifica las que sirven para edificar positivamente su futuro.

 

 

3- Comprométase a su trabajo:

No siempre es fácil concentrarse cuando usted está en un ambiente ruidoso y plagado de distracciones. Pero usualmente esa distracción solo es un problema durante los primeros cinco o diez minutos. Si usted se obliga a sí mismo a concentrarse en el trabajo, se encontrará usted en su propia zona antes de que se dé cuenta. Ni siquiera se dará cuenta de que hay un niño derramando jugo de limón sobre usted.

 

 

4- Encuentre el beneficio del desapego:

En otras palabras: utilice lo que puede parecer una inconveniencia en algo a su favor. Por ejemplo, algunas personas tratan de usar el WiFi en los aviones, tolerando la baja velocidad de conexión, sentándose a esperar y esperar a que su pantalla cargue, en resumen: perdiendo el tiempo. Seguramente hay otras cosas que usted podría estar haciendo y que lo podrían beneficiar enormemente. Analice la situación: tiene dos o tres horas sin distracción. Use el tiempo en el aire para su ventaja.

 

 

5- Ajústese al tipo de viaje:

Digamos que usted no está volando, sino manejando. Tiene que permanecer en el auto por cinco, seis o siete horas. No puede trabajar porque está manejando, pero lo que puede hacer es encontrar otras maneras de seguir siendo productivo. Durante los largos viajes por carretera, puede programarse realizar llamadas que tenga pendientes. ¿Por qué postergarlas cuando puede aprovechar su tiempo en el auto para realizarlas?

 

 

6- Si no puede trabajar, estudie:

La productividad no siempre significa hacer las cosas. También puede tratarse acerca de aprender y estudiar, para que cuando tenga la oportunidad de sentarse y trabajar, esté mejor preparado. Antes de su viaje, empaque algunos libros. Tal vez pueda descargarse algunos podcasts. Cambie el guión un poco y trate de recibir así también como entregar.

 

 

7- Sepa cuándo se ha saturado:

Finalmente, sepa cuándo necesite dormir, descansar o simplemente mirar a través de la ventana durante un momento. La verdadera productividad es acerca de saber todo acerca de usted. Conocer en qué momento meter el pie hasta el fondo del acelerador y cuándo detenerse. Si ha estado despierto desde las 3 de la mañana durante un vuelo de seis horas, tal vez no sea el mejor momento de pensar en trabajar. Tome una siesta durante una hora y luego vuelva al deber. La productividad, especialmente durante los viajes, no es una carrera, es una maratón. Mídase a sí mismo.