Tailandia: indignación por plan del gobierno para promover turismo a cueva de niños atrapados

 

Mientras que el mundo entero sigue con angustia el peligroso rescate de los 12 niños (8 de ellos ya evacuados) y de su entrenador de fútbol en una cueva de Tailandia, un sector del gobierno tailandés ya está pensando comercialmente sobre cómo aprovechar la situación.

 

La Autoridad de Turismo de Tailandia (ATT) reveló en las últimas horas que está planeando explotar turísticamente el lugar, ya que supone que el drama de los niños generará un boom de visitas internacionales.

 

“Luego de que el equipo de rescate encontró a los 12 jóvenes jugadores de fútbol y a su entrenador, el lunes a la noche, la cueva se convirtió en un sitio de interés para viajeros locales y extranjeros”, afirmó Karuna Dechatiwong, directora de la ATT, citada por medios internacionales.

 

El ente reveló que ya está trabajando en crear una nueva ruta para promover visitas a la cueva y a comunidades aledañas. Eso sí, aclaró que antes pretenden mejorar las condiciones de seguridad para los turistas por venir.

 

Las declaraciones fueron repudiadas por buena parte de la opinión pública nacional e internacional, que sigue con preocupación las novedades provenientes de Tham Luang.

 

Sobre todo, luego de que se conociera la muerte en el lugar de Samarn Kunan, un experimentado socorrista de 38 años, que era ex miembro de la Marina tailandesa.

 

Kunan “perdió el conocimiento en el camino de vuelta”, precisó el jefe de los comandos de la Marina, Apakorn Yookongkaew. «Tras haber entregado una reserva de oxígeno, no tuvo suficiente», anunció el vicepresidente de la provincia de Chiang Rai, Passakorn Boonyaluck.

 

Hasta el cierre de la presente nota, ocho niños ya fueron rescatados de la cueva donde estuvieron atrapados desde el 23 de junio. Tras dos semanas de angustia, los pequeños gozan de buena salud, según informes oficiales.

 

Para hoy estaba prevista la tercera fase de evacuación para sacar a los cuatro niños restantes y a su entrenador de fútbol. Sin embargo, la tarea de los socorristas sigue siendo peligrosa por las dificultades en los varios kilómetros de recorrido hacia la cueva. Otra preocupación son las fuertes precipitaciones que azotan la región.

 

 

 

 

 

Leave a Reply
Your email address will not be published. *