Turismo de Naturaleza: una alternativa a los cultivos ilícitos

Después de 40 años de cultivos de opiáceos, Tailandia se libró de ellos gracias a la implementación de programas de turismo que generó ingresos para los agricultores.

 

El turismo de naturaleza podría convertirse en una alternativa para aquellas comunidades que se dedican a la producción de cultivos ilícitos. Según Adventure Travel Trade Association (ATTA), este tipo de turista deja 3.000 dólares en una estadía promedio de ocho días convirtiendo esta opción en algo muy rentable.

Héctor Santaella Quintero, miembro de la Comisión de Expertos para la implementación de la Reforma Rural Integral, considera Tailandia el mejor ejemplo de éxito que ha virado hacia esta alternativa del turismo. Según la Fundación Ideas para la Paz, durante aproximadamente 40 años este país tenía 18.000 hectáreas de cultivos de amapola destinados a la producción de heroína. Desde el 2002 la ONU declaró a Tailandia libre de los mismos, gracias a una política de desarrollo que antes de la erradicación forzosa, abordó el acceso de la población a alternativas económicas como el turismo.

 

En el Perú, las comunidades podrían encontrar en este negocio la posibilidad de generar fuertes ingresos económicos y deslindarse de organizaciones ilícitas. Nuestro país, rico en biodiversidad, es uno de los que posee más ecosistemas y que ocupa el segundo puesto con los bosques más extensos de Latinoamérica genera más de US$ 2 mil  millones en divisas de turismo según Economía y Diversidad Biológica del Ministerio del Ambiente. Visto de esta forma, el turismo de naturaleza no resulta para nada despreciable.

Leave a Reply
Your email address will not be published. *