Unesco destaca trabajos de prevención e inversión en Chan Chan

 

Lunes 11 de setiembre de 2017.

 

“Chan Chan es un ejemplo de prevención”, con estas palabras la representante de la Unesco en Perú, Magaly Robalino Campos, destacó los trabajos realizados en Chan Chan previos al Fenómeno El Niño costero que afectó a varias regiones del norte del país.

 

“Resulta un ejemplo muy importante, casi emblemático, de lo que significa haber invertido en prevención en Chan Chan, y esta acción tiene que ver efectivamente con inversión y con todo un proceso de sensibilización con las comunidades porque también hay procesos de prevención que tienen que ver con las prácticas, con los hábitos, con el manejo de residuos sólidos”, indicó.

 

Magaly Robalino afirmó que estas labores se verán reflejadas en el informe elaborado durante los últimos meses por la Unidad de Preparación para Respuestas Rápidas de Unesco se encuentra en su etapa final.

 

“Nos parece que [el informe] es una enorme contribución porque permitirá saber qué paso con el patrimonio, además de cuál ha sido el efecto de invertir en protección. Este es un tema bien importante, se ha hecho incluso un cálculo económico de cuanto es lo que se ha invertido, cuanto se ha ahorrado el país por haber realizado esta inversión y además cuanto es lo que tiene que invertir para seguir protegiendo, ya que sabemos que el Fenómeno El Niño es recurrente”, añadió.

 

La representante de la Unesco dio estas declaraciones tras recorrer por más de 2 horas el conjunto amurallado Nik An, antes Tschudi, en compañía de la directora de la Dirección Desconcentrada de Cultura de La Libertad, María Elena Cordova Burga.

 

La misión de evaluación de Unesco nació como un esfuerzo conjunto entre la Unesco y el Estado Peruano, a través del Ministerio de Cultura, para poder establecer medidas de evaluación post desastre y recomendaciones de rápida implementación.

 

Esta evaluación tiene un fuerte componente económico cuantitativo, la idea es poder ver de la manera más técnica posible cuánto dinero va a tener que ser destinado a las labores de prevención y reparación de los daños causado por el Fenómeno El Niño costero.

 

“Es interesante mencionar que Perú es el tercer país que tiene este apoyo en América Latina porque se trata de hacer una evaluación de cuál fue el efecto que tuvieron en este caso la emergencia que causaron las lluvias sobre el patrimonio cultural material e inmaterial. Estamos en la etapa final”, resaltó Magaly Robalino, en declaraciones a la agencia Andina.

 

Como se recuerda, el programa de Prevención ENSO 2014–2016 permitió instalar más de 1550 metros cuadros de bloques de pavimento drenante sobre el piso original de casi todo el circuito turístico del conjunto amurallado Nik An.

 

Asimismo, se protegió el sector de Audiencias con la instalación de más de 4,000 metros de cubiertas que protegen toda el área que exhibe variedades de relieves. Este trabajo evitó que el Fenómeno El Niño costero afecte Chan Chan.