Volviendo a las cifras [OPINIÓN]

 

¿Cómo mejorar la información estadística de turismo?

 

—————————————————————————–

 

 

TIPeando – Por: Elmer Barrio de Mendoza.

 

 

Ya hemos publicado dos artículos sobre las estadísticas oficiales de turismo en el Perú. Ahora intentaremos un tercero. La idea es identificar puntos débiles no muy complejos que, de solucionarse, mejorarían rápidamente la calidad de la data con que públicos y privados tomamos decisiones sensibles.

 

¿Qué hacemos con la Cuenta Satélite?

 

• Si vamos a la Cuenta Satélite del Turismo (CST) está claro que la Ley General de Turismo le asigna al MINCETUR la responsabilidad de su ejecución. Ello no debería obstar que el INEI le dé su visto bueno y la consolide en las cuentas nacionales. Si la CST no está incluida en las cuentas nacionales está claro que se trata de un valor disminuido.

 

• La clave para afinar la CST es contar con un grupo de trabajo estable o con un equipo consultor, de alta especialización en cualquiera de ambos casos, que garantice la confiabilidad de la base informativa y la pertinencia de la construcción de las tablas insumo-producto y de la estructura del gasto turístico. Es inconveniente acudir a formatos de contratación de alta rotación de personal y, sin embargo, parece que eso es lo que está sucediendo.

 

 

¿Y qué hacemos con la ENVIR?

 

• A continuación debemos considerar la Encuesta de Viajes de los Residentes (ENVIR) que ejecuta también el MINCETUR y que indaga sobre los viajes efectuados por los peruanos y residentes extranjeros en el país y sus características, preferencias y motivaciones. Investiga además sobre la permanencia y el gasto de los viajeros, entre otros rubros.

 

• En este caso necesitamos dos cosas para mejorar el producto. Primero, sostener al personal profesional a cargo. El tiempo de aprendizaje del personal nuevo y los riesgos de la inexperiencia son costos inadmisibles para alcanzar resultados válidos a mediano plazo.  Segundo, la Encuesta de Viajes de los Residentes no sólo debería aplicarse en los principales mercados emisores, sino también en los principales destinos, de otro modo se puede objetar su consistencia.

 

 

¿Y con la Encuesta de Establecimientos de Hospedaje?

 

• La Encuesta Mensual de Establecimientos de Hospedaje ha sido históricamente materia de todo tipo de cuestionamiento. Sin embargo, es una fuente fundamental para medir arribos y pernoctaciones en los diferentes destinos. Siempre se ha objetado dos cosas: no mide el alojamiento en casas de familiares y amigos (tema que hoy debería extenderse a “casas particulares” en general) y no existe control de la información “voluntariamente” proporcionada por los declarantes.

 

• A eso debemos agregar, si somos sinceros, la calidad del recurso humano a cargo, que no es necesariamente la mejor, y lo más importante: la ausencia de diseño muestral para el levantamiento de la información. Es seguro que, sólo en Lima, ambos temas podrían no ser graves. En el resto del país puede alcanzar la magnitud de un desastre. Cualquier usuario frecuente, como quien esto escribe, sabe que una encuesta, sin muestra pertinente, sirve casi nada.

 

 

¿Y los Perfiles y otros estudios de PromPerú?

 

• En 1997, PromPerú inició la producción de estudios cuantitativos en una serie de alta calidad. Incluso el núcleo del equipo técnico a cargo se ha, básicamente, mantenido. Los Perfiles del Turista Extranjero y del Turista Nacional (no recuerdo cuándo ni sé por qué cambió a “Vacacionista Nacional”) y los Estudios de Niveles de Satisfacción llegaron a ser ejemplares. Incluso el Banco Central de Reserva, a principio de siglo, se percató de que era innecesario hacer su propia Encuesta de Viajes para la Balanza de Pagos, si podía obtener la misma información, apoyándose en el Perfil del Turista Extranjero.

 

• No obstante ello, en los últimos años, la publicación de la data ha incurrido en doble límite. Por un lado, el nivel de resumen es extremo y, por otro, mezcla información que no corresponde a los estudios, lo que no es técnicamente correcto. Esto está mal, pero es menos difícil de corregir.

 

Con un poco de voluntad, podremos mejorar mucho nuestros productos estadísticos y eso sólo nos hará bien. La información estadística confiable es fundamental para las buenas decisiones.

 

 


Elmer Barrio de Mendoza

elbardem1@gmail.com

 

 

 

*NOTA: Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor. Canatur no se solidariza necesariamente con las mismas.

 

 

 

 

 

Leave a Reply
Your email address will not be published. *